Por Carmen Rodríguez, Elena Bretón y Paula García.

En Design for Change España sabemos que hay que crear espacios conscientes para dedicarle al bienestar; sino, la vorágine del día a día nos desconecta de nosotros/as mismas. Ahora que ya se han terminado las clases y podemos disfrutar de algo más de tiempo, lanzamos “Rutinas del bienestar”: una sencilla a la vez que efectiva rutina diaria recorriendo la esencia del proceso metodológico DFC. 

La experiencia construyendo bienestar que hemos adquirido participando en el proyecto europeo H2020 IN-HABIT que moviliza recursos infravalorados (cultura, alimentación, vínculos entre el ser humano y los animales y el medio ambiente) en cada una de las cuatro ciudades piloto (entre ellas una española, Córdoba, para aumentar la salud inclusiva y el bienestar, centrándose en el género y la diversidad), y en el proyecto Enrichment. By Design de Riverside Learning Center de Riverside School, el colegio I CAN de Kiran Bir Sethi (Enrichment. By Design en España consiste en una formación en DFC para diseñar experiencias para el bienestar de los y las docentes, no solo como profesionales sino también como personas), unida al agotamiento general que hemos observado este curso, nos ha movido para diseñar esta iniciativa.

Dicen que si haces algo de forma constante durante 21 días, estas prácticas se convierten en hábitos; por lo tanto, ¿qué mejor momento que el verano para incorporar nuevas dinámicas? De esta manera, cuando empiece el próximo curso no habrá quien te pare y podrás transmitir tu energía renovada en tu centro educativo. Porque ya sabes que “Revolucionar tu aula es de buena educación”.

 

LAS RUTINAS DEL BIENESTAR

El primer momento del día, levantarse, es bastante importante ya que muchas personas según la forma en la que se despierten, dejan que ese sentimiento rija todo su día sin pararse siquiera a analizarlo. Te proponemos que lo primero que hagas en el día sea analizarte: SIENTE cómo te has despertado y el entorno en el que estás, y acepta lo que tienes. Dale prioridad en este momento a ti y a tus emociones. Procura no encender el móvil hasta terminar.

A la hora del desayuno, cuídate eligiendo alimentos nutritivos que vayan a darte fuerza para afrontar el día y, a ser posible, de origen ecológico para cuidar la sostenibilidad del planeta. En el proyecto IN-HABIT, más en concreto en la ciudad de Riga, se promueve este consumo ecológico de alimentos para fomentar el desarrollo sostenible. Recuerda ser siempre consciente de cuánto aportan los pequeños detalles, aprécialos y obsérvate. SIENTE qué hacen los alimentos en tu cuerpo.

Después, cambia tu energía inicial del día a base de moverte un poco. Escucha a tu cuerpo. Según el día, haz lo que mejor te vaya a sentar: un poco de yoga, unos estiramientos o algo de meditación. Hacer un poco de ejercicio por la mañana le vendrá muy bien a tu cuerpo para estar bien contigo misma/o primero, y luego con los/as demás.

En el momento de salir de casa, qué mejor forma de hacerlo que caminando o en bici, como se fomenta en Nitra, otra ciudad IN-HABIT. Si es necesario utilizar medios de transporte, elige uno que sea lo menos contaminante posible optando por el transporte público. Durante el trayecto, dedica un tiempo a fijarte en los pequeños detalles y sé lo suficientemente creativo/a e IMAGINA cómo te alegrarán. Cree que será un buen día, pues al cerebro le encanta tener la razón. IMAGINA nuevos retos que puedas proponerte trazando un plan de acción para el día. Elige las mejores soluciones a tus ideas y decide ponerlas en práctica. Recuerda que solo es un prototipo, mañana tendrás tiempo de mejorarlas con tus aprendizajes. 

Próxima estación: tu lugar de trabajo. Llega la fase ACTÚA: pasa a la acción y conecta con tus compañeros/as. A veces tenemos la sensación de no conocerles, y es que para ello, necesitamoms conversar. Al interactuar con ellas/os, recuerda: no les juzgues y sé humano/a (HumanE”). Sigue los 5 valores de la Filosofía DFC que nos muestra Kiran Bir Sethi: Empatía, Ética, Excelencia, Evolución y Elevación. Escucha y habla con intención. Toma la iniciativa para crear nuevos modelos de trabajo conjunto, como ya fomenta en IN-HABIT en Córdoba. Ten presente que si quieres aprender a cuidarte, debes dejar que los demás te cuiden, porque nos necesitamos mutuamente: si yo puedo, es contigo. 

En el siguiente momento del día, resérvate un espacio para ti y la gente a la que quieres. Dedícate tiempo para realizar una actividad que tengas ganas de aprender, como por ejemplo: pintar, hacer deporte, tocar algún instrumento, practicar la jardinería… De hecho, podéis organizar escapadas entre profes a granjas, invernaderos, museos o exposiciones, para, de acuerdo con IN-HABIT y siguiendo el ejemplo de la ciudad de Lucca, crear comunidad mientras contribuís al bienestar de vuestra ciudad. 

Antes de finalizar el día, pasa un tiempo agradable con tus seres queridos, ya sea tu familia o tus amistades. COMPARTE los momentos del día con ellos/as. Cena, por ejemplo, con tu familia y contaros cómo ha ido vuestro día. Recuerda escucharles de manera consciente e interésate por sus problemas. Descubrirás que también ellos/as se pondrán en tus zapatos. De esta manera, os cuidáis mutuamente los unos a las otras, contribuyendo de manera positiva al bienestar de todos/as. Asimismo, si quieres, también puedes conectarte a tus redes sociales, ya que las tecnologías te permiten acercarte a las personas. 

Y para terminar tu día, cuando te vayas a acostar, dedica un tiempo a reflexionar acerca de qué has aprendido a lo largo del día. De esta manera, mañana será mejor. Da las gracias por disfrutar de un día más de vida. No intentes justificar tus actos. Has hecho lo que has podido. Agradece todo lo que las personas de tu entorno te han aportado. Para acabar, busca una palabra que defina tu día. Esta síntesis es el colofón de la evaluación más la evolución, ya sabes, ¡EVOLÚA!

Esperamos que te animes a integrar cuantas más rutinas, mejor, en tu día a día. Disfruta de una rutina del bienestar DFC completa e incluye todas las prácticas que consideres que te pueden ser útiles. Recuerda que todo es un proceso, y que los puedes ir integrando poco a poco y si algún día no lo puedes cumplir no pasa nada, ¡siempre habrá un mañana para volver a intentarlo!