El calendario de formaciones en la metodología Design for Change España no para. Nos gusta compartir tiempo y espacio con todas aquellas personas comprometidas con la educación y la transformación de la realidad. Y nos gusta también comprobar cómo cala y sigue extendiéndose el espíritu I CAN sobre todo a partir de reflexiones tan inspiradoras como la surgida tras una reciente jornada en las Escuelas Católicas de Madrid. Desde su Departamento de Comunicación nos llega este artículo de Graciela G. Oyarzabal, titulado «Ahora lo entiendo todo»

“Si hubiera llegado puntual a la jornada, hubiera escuchado la primera frase. La frase clave, crucial, la frase brillante que inspiró toda la ponencia de Miguel Luengo, y sobre la que se sustenta la teoría Design for Change… pero llegué tarde; me senté en la última fila e intenté comprender el sentido de la explicación, mientras encendía la cámara de fotos… Y de repente: “¡No penséis en un elefante amarillo!”

Inevitablemente, mientras yo, por supuesto, no pensaba en un enorme elefante amarillo chillón con la trompa hacia arriba bailando reggaetón, me di cuenta, sin saber por qué, de lo importante que es en la vida pararse, de vez en cuando, a NO pensar en elefantes amarillos; a NO pensar en lo que realmente quieres hacer; a NO pensar en ser feliz, en hacer feliz; a NO pensar en cambiarte y en cambiar el mundo… porque, sin lugar a dudas, NO pensar en algo es tremendamente más poderoso que pensar en algo, más eficaz, e incluso más práctico.

En esa dinámica NO pensante, de NO pensar en todo, cada uno de los asistentes a la jornada monográfica 43,19 empezamos a crear. Pero no a crear por crear, sino a crear desde la imaginación hasta las soluciones, diseñando paso a paso el camino recorrido por el pensamiento. A crear como creativos profesionales, y no como imaginativos en prácticas. A crear con papel y lápiz, con diagnóstico y resultados; en definitiva, a crear de verdad. Tan de verdad como para enseñar a otros la tarea de crear… Y en dos horas NO pensando, cambiamos literalmente el mundo; al menos, cada uno el suyo, como si alguna vez cambiar el mundo NO hubiera sido posible; qué tontería…

Cuando salí, mi compañero Luis que había estado desde el inicio en la ponencia me dijo: “¿Has escuchado lo primero que ha dicho Miguel?” No, he llegado tarde –le dije- ¿qué ha dicho? “Soy un despertador de sueños”. Ahora lo entiendo todo…»

Foto: Innovación 43.19, programa de innovación educativa diseñado y desarrollado en Escuelas Católicas de Madrid.