Amaya Vizmanos: "Ilusión es la mejor energía que puedes buscar"

Durante el Festival I CAN, Amaya Vizmanos, joven changemaker de Ashoka España, nos regaló unas inspiradoras palabras que fomentan la empatía y el paso a la acción de los y las jóvenes. Gracias, Amaya.

 

“Lo primero es dar las gracias, porque vaya honor ser calificada como una voz del cambio. Es todo un orgullo estar hoy aquí y poder estar con vosotros desde todos los puntos de España. Yo estoy en Pamplona, qué es la ciudad en la que vivo. Mi nombre es Amaya Vizmanos, tengo 19 años, y soy una de las de las seis jóvenes Changemakers que ha seleccionado Ashoka este año en España. Ashoka es una fundación internacional que impulsa a los líderes de innovación para construir una sociedad capaz de generar un cambio positivo en el mundo. Su mensaje, al igual que en Design for Change, es que cualquier persona puede convertirse en un agente o un artista de cambio, generando un impacto positivo en su entorno e inspirando a otros para que le acompañen en su camino y para que ellos también emprendan su propio camino.

Yo soy una joven que estoy estudiando en la universidad Derecho y Economía, porque me apasiona entender el mundo. Desde pequeña he sido una niña muy ilusionada y me califico un poco como ‘esponja’ porque me ha gustado siempre meterme en muchas cosas, porque yo sabía que algún día todas esas cosas tendrían sentido. Ese día llegó durante la pandemia: impulsé un proyecto que se llamó “Yo te ayudo con la Sele”, para ayudar a todos los alumnos de Bachillerato a preparar el examen. Creamos una comunidad de más de 30.000 estudiantes que se ayudaban entre ellos: dándose clases, compartiendo apuntes, inspirándose, hablando de su carrera para que otros pudieran saber si eso le gustaba a uno, etcétera… y transformamos ese espíritu competitivo que suele haber en un examen de acceso a la carrera por un espíritu de cooperación, sabiendo que juntos éramos más fuertes. Por eso nuestro mensaje era “Solo tú, pero no tú solo”, porque sí que es verdad que tú eres quien tienes que trabajar, pero no estás solo en el camino; porque tienes a profesores y a compañeros que te acompañan.

Después nació Xirimiri, una asociación juvenil de Pamplona, que quiere impulsar el talento joven y quiere conectarlo con empresas, con el Ayuntamiento, y en general con nuestros mayores, que son quienes más saben y quienes más experiencia tienen, porque lo que más nos hemos dado cuenta es de que juntos somos mucho más fuertes, y en Pamplona echábamos de menos ese espacio dónde pudiéramos estar juntos para hacer cosas.

Pero bueno, la protagonista hoy no soy yo, sois vosotros, y tengo que trasladar en nombre de todos los miembros del jurado y de toda la sociedad, nuestra más sincera enhorabuena. Y no por el resultado sino por el proceso. Un total de 6.300 jóvenes entre 2019 y 2020 habéis cambiado el mundo, cosa que es digna reconocimiento. ¡Enhorabuena de corazón! Enhorabuena a vosotros, pero también a vuestros profesores, familias, y en general a todas las personas que os hayan podido ayudar en este camino. 120 alumnos y alumnas y todas las edades y de casi todos los puntos de España aquí reunidos es casi algo mágico, porque aunque tenemos pantallas, estamos compartiendo corazones y proyectos finalistas que son impresionantes. Gracias chicos y chicas por demostrarle al mundo que todavía hay esperanza y que sois el cambio que el mundo necesita, sois los artistas del nuevo futuro. Como decía, es un honor estar hoy aquí, aunque sea a distancia, porque la pasión y la ilusión son más contagiosas que cualquier virus, y son dos ingredientes que hoy hemos traído aquí.

Quiero trasladaros un consejo para que sigáis recorriendo vuestro camino. Yo no soy tan mayor, solo tengo 19 años, y hace unos años estaba igual que vosotros, así que os voy a contar todo aquello que me habría encantado que me dijeran. Lo dividido en cuatro cosas:

La primera es apertura. Suena un poco abstracto pero la conclusión es que hay que ser una persona abierta. Tener los ojos abiertos para ver las necesidades de vuestro entorno y las oportunidades que surjan. También hay que tener los oídos abiertos, escuchar lo que el mundo tiene que deciros, lo que vuestros compañeros tienen que deciros, lo que vuestros profesores tienen que deciros y lo que las personas que os necesitan tienen que deciros; porque es muy importante entender a quién quieres ayudar, y para eso también hay que tener una mente abierta, porque no existe solo nuestra perspectiva; sino que hay tantas miradas como personas. Además, hay que tener el corazón abierto porque la confianza es el motor que mueve el mundo, porque en la vida hay que cuidar a las personas, hay que hacer todo por el amor a las personas, más allá de buscar otra cosa, porque al final todo desemboca en las personas que conforman el mundo. Y las manos abiertas, porque en este camino no estáis solos, tenéis muchos compañeros de viaje y lo mejor es darnos la mano para viajar juntos.

Lo mejor es que seáis esponjas para absorber las oportunidades que existen a nuestro alrededor, porque así nos conectamos y todo cobra sentido. Así que no te agobies nunca por decir “no sé lo que quiero hacer en el futuro”. Meteos en todo lo que podáis, porque estos son unos años en lo que es bueno ir dibujando puntitos que se conectan y cobran sentido.

El tercer consejo son las ganas. Ganas de hacer cosas, porque la ilusión es la mejor energía que uno puede buscar. Rodeaos de gente que ponga pasión en lo que hace porque es muy contagiosa.

Y el cuarto consejo es que cada persona es única. Cada persona es un artista de cambio original, auténtico y diferente. Ese poder de poder generar un cambio lo tenemos todos. No hay que intentar ser otra persona, hay que intentar ser uno mismo, sacando nuestro máximo potencial. A mí me gusta pensar que el mundo hay algo que falta, y no es una única persona que puede llenar ese agujero. En ese sentido, todos sois imprescindibles. Os necesitamos a todos, porque cada persona puede aportar algo diferente. Así que pregúntate qué puedes aportar y coge tu energía e ilusión para empezar a trabajar y diseñar un mundo mejor. Mil gracias a todos. Espero que disfrutéis muchísimo del evento y gracias por contar conmigo. Mi más sincera enhorabuena de nuevo y un abrazo muy fuerte.

 

Amaya Vizmanos

 

 

 


"Design for Change aporta metodología, una mirada más amplia"

Después de la enriquecedora experiencia del Festival I CAN, entrevistamos a algunas de las docentes que han guiado a los y las jóvenes artistas del cambio para mejorar su entorno utilizando la Metodología DFC. Pone en palabras la vivencia de los y las jóvenes del proyecto “Guía de acogida ¡Hola!”, Dácil Baute, educadora del Grupo de participación infantil y Juvenil ‘Amiguitos y Amiguitas’ de la Estrategia Juntas en la misma dirección.

Pregunta: ¿Qué puedes destacar de vuestra participación en el Festival I CAN?

Respuesta: Fue muy emocionante ver cómo muchos compañeros y compañeras de DFC de otras partes del mundo comentaban sobre nuestros proyectos. Para mí fue lo más destacable. Fue un gesto muy bonito y lleno de emoción saber que somos una comunidad muy grande que supera fronteras, culturas, idiomas…

P: ¿Cómo han vivido la experiencia los y las jóvenes?

R:  Se emocionaron mucho con el vídeo que nos llegó de DFC Irán reconociendo su proyecto y felicitándoles por haber cambiado el mundo. Les sorprendió, les reforzó mucho.

P: Si tuvieras que quedarte con una imagen del Festival, ¿cuál sería?

R: La de Miguel [Luengo, presidente de DFC España] bailando… ¡grande!

P: ¿Y si tuvieras que sintetizar la experiencia en una palabra?

R: En una frase: “Todo es posible… a pesar de las dificultades”

P: ¿Qué destacas de Design for Change?

R: Es una maravilla de “movimiento vivo” que conecta a los niños y niñas con la acción, las posibilidades, la esperanza, la motivación. Les ayuda a sentir que ellos/as son capaces de hacer cosas; y que las cosas pequeñas, las que podemos hacer en nuestro cole, en nuestro barrio, son también grandes, muy grandes; que no hay que rendirse, que no hay que conformarse, que podemos cambiar el mundo que nos rodea con el trabajo en equipo, unidos, juntos; que, además, también lo hacen otros niños y niñas de otras partes del mundo. Visibiliza que da igual el país en el que estemos viviendo, la cultura que nos acuna, el lenguaje que nos conecta… todos y todas deseamos lo mismo: un mundo mejor y, además, somos capaces de lograrlo. ¡Es una maravilla!

P: ¿Qué te aporta a ti como docente?

R: Me aporta estructura, seguridad… y también una actitud o forma de estar con los niños y niñas que cambia mucho mi relación con ellos y ellas: Design for Change aporta metodología, una mirada más amplia.

P: ¿Qué le dirías a otros/as docentes que no conocen DFC?

R:  Les diría: “¡No se lo pierdan!”

P: El nuevo lema de DFC España es “Revolucionar tu aula es de buena educación, ¿qué te sugiere? ¿Cómo lo hace tú en tu clase?

R: La palabra revolucionar me inspira movimiento, cambio, alegría, diversión… Un poco de “locura saludable”. Me lleva a pensar en disfraces, ruido, caos, sonrisas, música, baile… Esos serán los caminos para llevarlo a mi espacio con los ‘Amiguitos y Amiguitas’.

 

Y si quieres aprender a facilitar proyectos DFC como Dácil, ¡apúntate aquí al próximo Taller I CAN 100% virtual y aprende a usar la Metodología DFC!


"DFC es una herramienta muy potente de aprendizaje learning by doing"

Después de la enriquecedora experiencia del Festival I CAN, entrevistamos a algunas de las  docentes que han guiado a los y las artistas del cambio para mejorar su entorno utilizando la Metodología DFC.

Marta Rodríguez Sánchez, Álvaro Blanco Álvarez y Esteban Martínez Álvarez, docentes en el Colegio Mare de Deu de L’Assumpció de Badalona, pone en palabras la vivencia de los y las jóvenes del proyecto “Stop violence”, elegido como Representante de DFC España en la celebración internacional de DFC que tendrá lugar en noviembre.

Pregunta: ¿Qué puedes destacar de vuestra participación en el Festival I CAN?

Respuesta: La implicación e ilusión de los alumnos, que están convencidos de que pueden cambiar el mundo.

P: ¿Cómo ha vivido la experiencia el alumnado?

R: Con mucho entusiasmo y una gran motivación.

P: Si tuvieras que quedarte con una imagen del Festival, ¿cuál sería?

R: El momento en el que los alumnos y alumnas llevaron a cabo el proyecto en la calle y en el centro, y ver cómo se acercaban vecinos y familiares del barrio.

P: ¿Y si tuvieras que sintetizar la experiencia en una palabra?

R: Cambio y revolución

P: ¿Qué destacas de Design for Change?

R: Que el aprendizaje y el desarrollo del alumnado sucede en su entorno más cercano. Los propios alumnos son el motor de su aprendizaje y del cambio que provocan a su alrededor.

P: ¿Qué te aporta a ti como docente?

R: Mucho trabajo, pero a la vez una satisfacción enorme de ver que los alumnos se implican con la escuela cuando es algo que les toca directamente. Es un gran orgullo ver que los alumnos de nuestra escuela utilizan sus herramientas personales para generar cambio a su alrededor siendo conscientes de las necesidades existentes.

P: ¿Qué le dirías a otros/as docentes que no conocen DFC?

R: Que aunque no se apunten al Reto, que prueben a hacerlo en su entorno. DFC es una herramienta muy potente de aprendizaje learning by doing.

P: El nuevo lema de DFC España es “Revolucionar tu aula es de buena educación, ¿qué te sugiere? ¿Cómo lo haces tú en tu clase?

R: Me sugiere que los tiempos han cambiado. Que el alumnado que tenemos es diferente del de años atrás, y que cada vez más necesitamos a alumnos y alumnas que se impliquen en su entorno. Cada vez más necesitamos a gente que se preocupe por los problemas que nos suceden a nuestro alrededor, que sean conscientes y que hagan acciones para mejorar esas situaciones. Debemos escuchar más al alumnado, ya que tiene mucho que aportar en el proceso educativo en el que estamos todos implicados.

En nuestra clase aprendemos todos juntos, profesorado y alumnado. La base de este aprendizaje es la escucha, la comunicación. Sin escucha no hay cambio, sin cambio no hay revolución; y nosotros creemos firmemente en que podemos y debemos revolucionar el aula para que el cambio acabe llegando a nuestro entorno más cercano, y así poder cambiar poco a poco lo que se necesita mejorar de nuestra sociedad.

 

Y si quieres aprender a facilitar proyectos DFC como Marta, ¡apúntate aquí al próximo Taller I CAN 100% virtual y aprende a usar la Metodología DFC!


"Me convierto en facilitadora del aprendizaje con Design for Change"

Después de la enriquecedora experiencia del Festival I CAN, entrevistamos a algunas de las  docentes que han guiado a los y las artistas del cambio para mejorar su entorno utilizando la Metodología DFC. Eva Cazalla, profesora en el Colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca, pone en palabras la vivencia de los y las jóvenes del proyecto “Kairós: Tu consumo consume la Tierra”.

Pregunta: ¿Qué puedes destacar de vuestra participación en el Festival I CAN?

Respuesta: Vivir este festival nos ha llenado de alegría. La nueva normalidad determina nuestro día a día y limita las actividades y acciones que podemos realizar. Poder participar y encontrarnos con jóvenes de toda España nos ha llenado de esperanza y motivado para seguir apostando por nuestros sueños para hacer un mundo mejor.

P: ¿Cómo ha vivido la experiencia el alumnado?

R: Muy ilusionados. Muchas de las acciones de la fase Actúa las vivimos confinados y recibir la noticia de que iban a participar en el Festival I CAN supuso para ellos una sorpresa muy grande. Se emocionaron mucho al recordar cómo siguieron unidos para poder terminar el proyecto a pesar de estar separados. Fue tanta la alegría que sintieron, que no dudaron en preparar un flashmob en el recreo para hacer partícipes a todos los alumnos de ESO de esta gran fiesta en la que iban a participar.

P: Si tuvieras que quedarte con una imagen del Festival, ¿cuál sería?

R: El momento en el que cada partner de Design for Change se unía al Festival para enviarnos su cariño e invitarnos a seguir soñando un mundo mejor fue increíble. Cuando Vicky, de DFC Serbia, se dirigió a nosotros, nos emocionó muchísimo y nos sentimos parte de una gran familia que no tiene límites en su corazón.

P: ¿Y si tuvieras que sintetizar la experiencia en una palabra?

R: Vida. Tanto los alumnos, como las profesoras, que tuvimos la suerte de vivir este Festival, sentimos que además de poner en común nuestros proyectos, lo que realmente estábamos haciendo era celebrar la vida unidos. En estos tiempos que corren, celebrar la vida con amigos es uno de los regalos más grandes que podemos recibir.

P: ¿Qué destacas de Design for Change?

R: Como profesora, Design for Change es una metodología que estructura mi práctica docente en todas las asignaturas que imparto. Tanto en la realización de proyectos DFC como en las actividades de aula, el Siente, Imagina, Actúa, Evolúa y Comparte siempre están presentes. De esta manera, hago a mis alumnos protagonistas de su aprendizaje, trabajamos cooperativamente y ponemos el conocimiento al servicio de la transformación social. Personalmente, Design for Change me ha dado la oportunidad de conocer a personas que son una gran inspiración para mí y que ahora son amigos. Por eso me encanta decir que Design for Change es una gran familia, puesto que los lazos que nos unen son el afecto, el amor por el cuidado de la vida y la confianza absoluta en los niños y jóvenes como agentes de cambio.

P: ¿Qué te aporta a ti como docente?

R: Design for Change intensifica la participación del alumnado en su propia educación. Cada año, estructuro el desarrollo curricular de mis asignaturas en base al foco de acción elegido por mis alumnos para su proyecto. Mi rol como profesora se transforma, y me convierto en facilitadora del aprendizaje con Design for Change. Aprendemos dando un sentido y aplicación real a los contenidos, desarrollamos todas las competencias y facilitamos que todos los alumnos descubran sus propios talentos. Por eso siempre digo que realizar un proyecto DFC es una aventura apasionante: aprendemos, crecemos juntos y nuestros corazones quedan conectados para siempre.

P: ¿Qué le dirías a otros/as docentes que no conocen DFC?

R: Les diría que se atrevan a conocer y llevar a cabo proyectos Design for Change porque con absoluta certeza va a ser una experiencia inolvidable para ellos y para sus alumnos. Todos aquellos docentes que sueñen un mundo mejor y quieran dar la oportunidad a su alumnado de hacerlo posible encontrarán en la metodología DFC la mejor herramienta para llenar sus clases de conocimiento, sueños y creatividad.

P: El nuevo lema de DFC España es “Revolucionar tu aula es de buena educación, ¿qué te sugiere? ¿Cómo lo haces tú en tu clase?

R: El doble sentido de la palabra rEvolucionar me parece absolutamente inspirador. Por un lado, revolucionar el aula supone por parte del docente un compromiso con la innovación, con generar redes de encuentro y con hacer de los centros escolares lugares para el cuidado de la Vida. Es una revolución porque estamos en constante proceso de aprendizaje y crecimiento personal, y eso supone un esfuerzo por parte de todos para que el grupo se convierta en un gran equipo y, finalmente, una gran familia en la que todos se ayudan y se cuidan para poder cuidar nuestro mundo. Es precisamente en ese proceso cuando se produce el otro sentido de la palabra: evolución. Evoluciona nuestra manera de enseñar y de aprender, nuestra manera de relacionarnos, nuestra capacidad para sentir y acoger nuestra realidad, nuestra imaginación, nuestro potencial… y en este proceso tan enriquecedor, nos convertimos en transformadores sociales apoyados en tres pilares: el conocimiento, el talento y el corazón. ¿Cómo rEvoluciono yo mi aula? Intento estar en formación constante para disponer de nuevos recursos que ayuden a mis alumnos en su aprendizaje, diseño actividades conectadas directamente con mis alumnos y con su propia realidad y, por supuesto, llevo a cabo proyectos Design for Change. Y todo eso lo hago por mis alumnos y CON mis alumnos.

Aquel que busca brillar, pone su mirada en sí mismo; pero aquel que desea alumbrar, abre su mirada a la realidad de nuestro Mundo para transformarlo. Nuestro mundo está a oscuras, ilumina tu parte. ¡Revoluciona tu aula!

 

Y si quieres convertirte en “facilitadora de aprendizaje” como Eva, ¡apúntate aquí al próximo Taller I CAN 100% virtual y aprende a usar la Metodología DFC!


Los galardones del Festival I CAN: Representante y Proyecto Más Escuchado

El colegio Mare de Deu de l’Assumpció de Badalona, por el proyecto “Stop violence”, será el Representante de DFC España en la celebración internacional de DFC, la Be The Change celebration; y el colegio Madre María Rosa Molas de Onda, por el proyecto “Día de África”, ha sido galardonado como Proyecto Más Escuchado en redes sociales #CompartimosDFC21.

El evento nacional de Design for Change España es la oportunidad para reconocer la labor de todos los niños, niñas y jóvenes que han decidido dar un paso al frente y pasar a la acción para aportar soluciones diseñadas por ellos y ellas a los problemas que más les afectan utilizando la Metodología DFC. Ese compromiso con el cambio y con mejorar su comunidad merece un reconocimiento. El Festival I CAN celebrado el pasado 20 de marzo fue el lugar para poner en valor las soluciones de los más de 6.300 jóvenes agentes de cambio que han participado en el Reto I CAN 2019 y 2020, reconocidos en los 10 proyectos finalistas de cada año y las 4 Menciones Especiales. De esas 24 historias de cambio, este año merecen un reconocimiento especial: colegio Mare de Deu de l’Assumpció de Badalona, por el proyecto “Stop violence”, como Representante de DFC España en la celebración internacional de DFC, la Be The Change celebration; y el colegio Madre María Rosa Molas de Onda, por el proyecto “Día de África”, como Proyecto Más Escuchado en redes sociales #CompartimosDFC21.

“Stop violence”, para no quedarse de brazos cruzados frente a la violencia

Los y las artistas del cambio explican con sus propias palabras cómo se han enfrentado al reto de erradicar la violencia en su entorno: “Nuestro proyecto aborda diferentes tipos de violencia que fueron detectados en nuestro entorno. Nuestra actuación gira entorno a tres ejes: microteatro (representación teatral en el barrio sobre diferentes tipos de maltrato), campaña de concienciación sobre la violencia de género y por último un mural colectivo sobre el vandalismo”. Este proyecto ha sido realizado por 90 alumnos/as de Secundaria y 6 profesores que les han guiado en el proceso, enmarcado en el ODS 10, “Reducción de las desigualdades”.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

“Día de África”, un proyecto realizado durante el confinamiento

Los alumnos y alumnas de 4º de ESO, tras tomar conciencia de sus propios sentimientos y emociones durante el confinamiento y acercarse a varias realidades como hospitales, asistencia de la Iglesia en la pandemia, voluntariado… se plantearon qué pasaría si la COVID-19 llegase a África. Decidieron impulsar la campaña de la ONG Delwende en torno al día de África, a través de sus propias redes sociales. No contentos con ello, dieron un paso más en su proyecto y quisieron recaudar fondos a través de la captación de socios. Este proyecto ha sido realizado por 25 alumnos/as de Secundaria y 1 profesora que les ha guiado en el proceso, enmarcado en el ODS 3, “ Salud y bienestar “.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Y si quieres que tu alumnado aporte también su granito de arena para cambiar el mundo, ¡fórmate en la Metodología Design for Change!


Un centenar de jóvenes de 22 centros educativos han recibido su reconocimiento por cambiar el mundo con Design for Change

El Festival I CAN es la oportunidad para amplificar la voz de los 6.300 jóvenes agentes de cambio que han mejorado su entorno en 2019 y 2020 con sus proyectos Design for Change (DFC), porque “los niños, niñas y jóvenes son el presente; y tenemos que escucharlos”. Un evento organizado por DFC España, con Fundación Edelvives como aliado y Fundación CEPA como patrocinador, que ha contado con representantes de Ashoka España, Impact Hub Madrid, Teamlabs y la Universidad Rey Juan Carlos.

Un centenar de jóvenes representantes de 22 centros educativos de casi toda España, profesorado e invitados del tercer sector y del ámbito educativo e institucional, compartieron este pasado sábado el Festival I CAN online de Design for Change España para celebrar que los jóvenes están cambiando el mundo. El objetivo consistía en reconocer el esfuerzo de 6.300 artistas del cambio que han participado en el Reto I CAN 2019 y 2020 con proyectos para mejorar su entorno; porque, “los niños, niñas y jóvenes son el presente, y tenemos que escucharlos”.

Por este motivo, la inauguración del Festival corrió a cargo de la joven changemaker de Ashoka España, Amaya Vizmanos, que dio la enhorabuena a todos los agentes de cambio y les contó cómo desde pequeña le gustaba siempre “meterse en muchas cosas”, definiéndose a sí misma como “una esponja” porque sabía que “algún día todas esas cosas tendrían sentido”. Ese día llegó durante la pandemia, cuando empezó a desarrollar proyectos colaborativos que la han llevado a ser reconocida como joven changemaker. Después de contar su experiencia inspiradora, les recordó a los y las jóvenes que todas las personas son imprescindibles porque cada cual aporta algo diferente, así que “pregúntate qué puedes aportar y coge tu energía y tu ilusión para empezar a trabajar y a diseñar el cambio”.

Después, desde 22 países de los cinco continentes llegaron mensajes de vídeo de representantes de Design for Change para reconocer la labor de los 22 proyectos finalistas; y se dio un galardón al Proyecto Más Escuchado en redes sociales al Colegio Madre María Rosa Molas de Onda, de la mano de la joven miembro del Student Council de Design for Change, María Hernández. Tras algunas actividades para conectar y divertirse, llegó el momento de anunciar al Representante de Design for Change España que participará en la celebración mundial de Design for Change, presente en más de 70 países. Los miembros del jurado fueron: Antonio González, Director de Impact Hub Madrid; Siham Bennani, Jefa de Admisiones y Buscadora de Talento de LEINN Madrid en TEAMLABS; Amaya Vizmanos, joven Changemaker de Ashoka España; Pilar Laguna, Directora Observatorio para el estudio y el desarrollo de innovaciones en el ámbito educativo de la Universiddad Rey Juan Carlos; y Victoria de Pereda, durante muchos años Responsable del departamento de Sostenibilidad del Instituto Europeo de Diseño y ahora Consultora Design for sustainability, quien es la encargada de entregar su galardón al colegio Mare de Deu de l’Assumpció de Barcelona, por el proyecto “Stop violence”. Una iniciativa en el marco del ODS 10, “Reducción de las desigualdades”, realizado por 90 alumnos/as de Secundaria guiados por 6 profesores/as, que aborda diferentes tipos de violencia que fueron detectados por los propios jóvenes en su entorno. Su actuación giró entorno a tres ejes: un microteatro, representación teatral en el barrio sobre diferentes tipos de maltrato; una campaña de concienciación sobre la violencia de género; y, por último, un mural colectivo sobre el vandalismo.  Terminó el Festival con una canción compuesta durante el evento por Olaya Alcázar, joven artista; y un vídeo de la fundadora de Design for Change y Ashoka fellow, Kiran Bir Sethi.

Design for Change es referente en innovación educativa en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para cumplir con la Agenda 2030 porque lleva el diseño al aula y le da al profesorado las herramientas necesarias para desarrollar estrategias que mejoran su día a día y el del alumnado. Con las soluciones que han diseñado e implementado para resolver los problemas que más les afectan, los y las artistas del cambio han mejorado su entorno. Por este motivo, el Festival I CAN no solo se ha diseñado para los y las jóvenes, sino CON ellos y ellas, dando ejemplo de que “Revolucionar tu aula, es de buena educación”. La Metodología DFC, basada en el Design Thinking, les permite recorrer un proceso diseñado para sentir qué les importa y qué quieren cambiar de su entorno, imaginar soluciones poniendo en práctica técnicas de ideación, pasar a la acción y ejecutarlas para conseguir que el mundo sea más sostenible, reflexionar para evaluar su proceso y evolucionar, y finalmente compartirlo con el mundo para inspirar a otras personas para que también se conviertan en agentes de cambio responsables e implicados con su entorno.

Al emprender un proyecto DFC, los artistas del cambio desarrollan soft skills (habilidades blandas) como la empatía, creatividad, trabajo en equipo, pensamiento crítico y liderazgo compartido, además de aprender a aprender; convirtiéndose en agentes transformadores de su entorno. Así, integran el I CAN Mindset (Mentalidad I CAN): la voz del I CAN les empodera, se sienten capaces porque demuestran que lo que están haciendo es importante; y esta confianza adquirida mejora sus calificaciones y rendimiento escolar, según un estudio de la Universidad de Harvard.

Más información sobre el Festival I CAN: https://dfcspain.org/festival-i-can-2021/


Festival I CAN 2021: ¿Qué retos han resuelto los y las artistas del cambio?

¡Solo queda una semana para el Festival I CAN 2021! Mientras tanto, te presentamos los proyectos finalistas del Reto I CAN 2020, ¡descubre cómo han conseguido mejorar su entorno convirtiéndose en agentes de cambio con Design for Change! Y si quieres saber más sobre los finalistas del Reto I CAN 2019 y las Menciones Especiales que también recibirán su reconocimiento en el Festival, entra en este enlace.

 

Colegio Madre María Rosa Molas: “Día de África”

ODS 3: Salud y bienestar

Los alumnos y alumnas de 4º de ESO, tras tomar conciencia de sus propios sentimientos y emociones durante el confinamiento y acercarse a varias realidades como hospitales, asistencia de la Iglesia en la pandemia, voluntariado… se plantearon qué pasaría si la COVID-19 llegase a África. Decidieron impulsar la campaña de la ONG Delwende en torno al día de África, a través de sus propias redes sociales. No contentos con ello, dieron un paso más en su proyecto y quisieron recaudar fondos a través de la captación de socios.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Colegio Juan Nepomuceno Rojas: “Encesta por tu barrio. Las canchas”

ODS 3: Salud y bienestar

La mayoría del alumnado vive en los barrios de Los Pajaritos, Madre Dios y Candelarias. Este proyecto pretende cambiar algo del barrio: ellos y ellas propusieron cambiar una zona que llama las Canchas. Se trata de un lugar en el que hubo alguna vez una pista de baloncesto y que hoy se ha convertido en un sitio de venta de drogas. Con el proyecto, pretenden no sólo recuperar “Las canchas”, sino además convertir los alrededores en zona de juegos infantiles y zonas verdes.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Colegio Santa Teresa de Jesús: “Kairós: Tu consumo consume la Tierra”

ODS 12: Producción y consumo responsable

Los alumnos y alumnas de 3º ESO determinamos en la fase SIENTE que la situación en la que se encuentra nuestro planeta urge que nos pongamos manos a la obra para cuidarlo y recuperarlo. Este proyecto es mucho más que acciones concretas de reciclado o reutilización de bienes. Se trata de un análisis profundo sobre nuestro sistema de consumo para entender la crisis medioambiental que sufre la Tierra y sensibilizar en nuestra realidad proponiendo un modelo de consumo sostenible y respetuoso con la naturaleza y las personas.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Colegio Natzaret: “Mundo, tú vives mejor sin colillas”

ODS 15: Vida de ecosistemas terrestres

Hemos salido de la escuela y hemos identificado que hay muchísimas colillas por el suelo. Por este motivo, hemos decido hacer diversas acciones para evitar que las personas de nuestra ciudad, Esplugues de Llobregat, tiren las colillas al suelo. Hemos elaborado una carta a la policía para hacerle llegar nuestra preocupación. También hemos creado ceniceros, llaveros en forma de pez (puesto que hemos aprendido que las colillas llegan al mar y los peces se las comen pensando que es comida y mueren) y carteles. Hemos hecho una marcha por nuestra ciudad con los carteles y hemos repartido los ceniceros y llaveros a los ciudadanos. Finalmente, hemos colgado dichos carteles en la puerta de entrada de nuestro colegio.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Colegio María Reina: “Sin vivencia no hay convivencia”

ODS 10: Reducción de las desigualdades

Ante el reto de cómo mejorar nuestra convivencia, nos dimos cuenta de cuántos factores influyen en que podamos estar a gusto juntos. Por ese motivo, aun siendo un grupo relativamente pequeño, nos embarcamos en dos proyectos con un mismo objetivo: CONVIVIR MEJOR. Por un lado, miramos hacia fuera. Reconocimos que el estado de los espacios en los que vivimos afecta a cómo nos sentimos, y, por lo tanto, a cómo nos relacionamos. Ante eso, nos centramos en el pésimo estado de una de las calles de acceso al colegio (basura, escombros, tránsito de coches incluso siendo una calle peatonal…) y decidimos buscar formas para cambiar esa realidad. Iniciamos una campaña de petición de firmas “on line” explicando nuestra preocupación y pidiendo apoyo para nuestra solicitud al ayuntamiento. También escribimos a las administraciones locales solicitando el cuidado de esa calle. En apenas dos semanas, un equipo de limpieza de cinco operarios, un técnico y un camión, se presentaron para adecentar esa calle. Desde entonces, la limpieza de esa calle es más frecuente. Así nos dimos cuenta de cómo gestos pequeños movilizan grandes cambios. Por otro lado, nos pusimos a mirar hacia dentro… La convivencia, cómo nos comportamos con los que nos rodean, tiene que ver con nuestro entorno, pero también, quizá, sobre todo, está relacionado con cómo estamos por dentro. Nos dimos cuenta de que muchas personas, muchos compañeros de nuestra clase y de cursos inferiores, se comportan mal porque se sienten mal. Una de las causas de este malestar, es que no tienen con quién hablar de sus cosas, de sus pequeños o grandes problemas, de sus preocupaciones… Diseñamos entonces un espacio: “El rincón de la escucha”. Convertimos un antiguo almacén en un espacio luminoso y cómodo donde, durante los recreos, poder recibir a los alumnos que quisieran hablar de sus cosas con nosotros, que, como los mayores del colegio, quizá podríamos orientarles. El día a día, no nos ha dejado continuar con esta segunda iniciativa, pero ahora este espacio limpio, recién pintado y decorado por nosotros, se ha convertido en un lugar de recreos tranquilos donde, en grupos reducidos, los alumnos de primaria que lo desean, pueden pasar el recreo jugando a construcciones u otros juegos de mesa tranquilos… Ya veis, los proyectos nacen y, si los dejamos, evolucionan.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Jesuitinas Donostia: “¡Nuestra biblioteca!”

ODS 4: Educación de calidad

Lxs alumnxs de 1º y 2º de ESO vieron que necesitaban un lugar donde poder realizar trabajos en grupo, estudiar (solos o en grupo), realizar sus tareas… El proyecto ha sido presentado a la Dirección del centro: lugar que se solicitaba, normas para su uso, horarios (mediodía y por por la tarde al final de la jornada escolar), turnos de responsables (son los propios alumnos), material necesario (reciclado en su mayoría puesto que se quiere que su uso sea respetuoso con el medio ambiente). Han limpiado, ordenado y adecuado una sala: mesas y sillas que ya había en el colegio, algunos palets y colchonetas con los que han generado un lugar de lectura, hojas para reutilizar, libros pedidos a compañeros suyos de años anteriores, libros de lectura traídos desde casa…

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Colegio San José: “Las bicis cambian el mundo”

ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles

Los alumnos/as de 6º de Primaria, preocupados por la contaminación y la salud corporal, vieron la necesidad de instalar aparca-bicicletas en el patio del colegio, para de esta manera fomentar el uso de la bicicleta entre todos los miembros de la Comunidad Educativa.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Jesuitinas Pamplona: “Sirenas – Itsas laminak – Sirènes”

ODS 14: Vida submarina

Los alumnos de 1º ESO y UCE hemos llevado a cabo un proyecto DFC que tiene como objetivo concienciar sobre el peligro de la contaminación que originan los plásticos en los océanos. Para ello, en la fase de SIENTE, hemos recurrido al ballet como una forma de sentir y expresar el valor de la vida que bulle en los océanos. Eso ha sido posible gracias a la colaboración del Ballet Malandain de Biarritz, la Fundación Cristina Enea de Donosti y el Ayuntamiento de Pamplona, con el apoyo de la Eurorregión Nueva Aquitania-País Vasco y Navarra. En la fase de de Imagina hemos barajado distintas propuestas y, al final, hemos optado por la elaboración de una instalación artística y por acciones concretas, como limitar el uso de plásticos de un solo uso en nuestro entorno. En evolúa hemos caído en la cuenta de que podemos convertirnos en un banco de peces, en el que un individuo es poco, pero actuando juntos se convierte en una poderosa fuerza. Finalmente, hemos compartido nuestra ola de cambio en todo nuestro entorno: en el centro, en las redes sociales, con el Ayuntamiento de Pamplona, en el Museo de Educación Ambiental y en los medios de comunicación.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Mare de Deu de LAssumpcio: “Stop violence”

ODS 10: Reducción de las desigualdades

Nuestro proyecto aborda diferentes tipos de violencia que fueron detectados en nuestro entorno. Nuestra actuación gira entorno a tres ejes: microteatro (representación teatral en el barrio sobre diferentes tipos de maltrato), campaña de concienciación sobre la violencia de género y por último un mural colectivo sobre el vandalismo.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

Jesuitinas Stella Maris: “Aprendizaje consciente: Mejora de la jornada escolar”

ODS 4: Educación de calidad

Los alumnos de 1ºD reflexionan acerca de las formas en que puede mejorarse la jornada escolar de los viernes para resolver las situaciones en las que, debido al cansancio y el estrés, encuentran gran dificultad para prestar atención y desempeñar las tareas que se les encomiendan en el aula de forma serena, agradable y eficaz. Seleccionan a través de las distintas fases del proyecto la ideas más viable y las llevan a cabo.

¿Quieres saber más sobre cómo los artistas del cambio han mejorado el mundo? Mira aquí el vídeo de su proyecto.

 

¡Nos vemos en el Festival I CAN para escuchar las voces de los y las artistas del cambio!


¿Qué proyecto DFC será el Representante del Reto I CAN 2020?

Por Beatriz Alonso

Hay tres razones por las cuales en DFC España celebramos el Festival I CAN:

  1. Dar a los y las jóvenes artistas del cambio el reconocimiento que merecen por haber mejorado su entorno poniendo en prácticas sus propias ideas, acompañados de sus profesores/as, que les guían siguiendo los pasos de la Metodología DFC.
  2. Interactuar entre jóvenes de 20 centros educativos: conocerse, compartir ideas, inquietudes, ganas de pasar a la acción…
  3. Anunciar el Representante de DFC España en la gala internacional anual de DFC, la Be The Change celebration (BTC), que este año será organizado por DFC Brasil de manera online.

Desde su creación en 2021, DFC España ha participado en todas las ediciones de las Galas BTC, llevando a representantes de proyectos seleccionados. Las tres primeras galas tuvieron lugar en India (2012-2013-2014), después en México (2015) y en China (2016). DFC España organizó la Gala de 2017 en Madrid. En 2018 fuimos a Taiwán y en 2019 a Roma. El año pasado, a consecuencia de la pandemia, la Gala se celebró de forma online, a cargo de DFC Singapur.

Todos los años, para elegir al Representante que viaja o “viaja virtualmente” al país organizador, una selección de personas referentes en el ámbito de la Educación, el emprendimiento social y el diseño, valoran los diez proyectos finalistas del Reto I CAN. Después, se reúnen con el equipo de DFC España para poner en común su decisión y, a través de conversaciones, consensuar la elección del Representante. Este año, los miembros del jurado del Reto I CAN 2020 son:

  • Antonio González, director de Impact Hub Madrid
  • Victoria de Pereda, consultora Design for sustainability y anteriormente responsable del área de Sostenibilidad del IED Madrid
  • Siham Bennani, responsable de Admisiones y Buscadora de Talento de LEINN Madrid en TEAMLABS
  • Pilar Laguna, directora Observatorio para el estudio y el desarrollo de innovaciones en el ámbito educativo de la Universidad Rey Juan Carlos
  • Amaya Vizmanos, joven Changemaker de Ashoka

Según comienza la reunión, moderada por Miguel Luengo, presidente de DFC España, se propone una ronda de presentaciones con “check in”, es decir, hacer un repaso rápido sobre cómo estamos y cómo venimos a la sesión:

Antonio comenta que, aunque está cansado, vive con ganas e ilusión esta “burbuja de tiempo” que significa en su día esta reunión; Pilar está agradecida porque hay esperanza por las generaciones que vienen; Siham confiesa que viene acelerada, que ha comido en 15 minutos y, aún así, está feliz por contar con esta burbuja de oxígeno que significa para ella la sesión; Victoria explica que estas dos horas son un “espacio de inspiración”; y Amaya, de 19 años, cuenta que está expectante por lo que vaya a ocurrir. Desde el equipo de DFC, los comentarios se pueden resumir en “ganas y alegría”.

Después de una presentación sobre cómo ha sido el 2020 en DFC España y en qué consiste el Festival I CAN, comienza el debate para elegir al Representante. Los criterios que priman en la decisión son múltiples: un foco de acción que realmente les importe a los y las jóvenes, un brainstorming amplio, una idea innovadora, una buena ejecución y la realidad del contexto, una comunicación efectiva, la alineación con los ODS y las necesidades actuales, la fidelidad al proceso DFC… Porque “Design for Change es un proceso, no un objetivo”, como recuerda Victoria. Aunque fruto de ese proceso surgen soluciones a problemas reales, que son implementados por los propios jóvenes: así demuestran que son el presente, porque ya están cambiando el mundo. “Lo importante no es la solución, sino como han llegado a ella”, matiza Miguel. Ese es el proceso que facilitan el empoderamiento de los y las jóvenes y el desarrollo de sus capacidades.

Por estas razones, es necesario valorar cada proyecto en su conjunto para elegir al Representante. Y es una decisión muy difícil de tomar porque, como comenta Antonio: “Todos los proyectos son interesantes, te dan ganas de mandarles un mensaje en una botella que diga ‘Keep going, keep going”.

Porque esa es la clave: pasar a la acción, escuchar qué te preocupa y qué se necesita a tu alrededor. Como dice Amaya: “El representante debería ser referente de creatividad y empatía para ponerse en el lugar de otras personas, no pensando ‘cómo pensarían’; sino metiéndose en su piel”.

Después de dos horas, se llega al consenso y el jurado decide quién es el Representante de este año, que será anunciado en el Festival I CAN. “Esperamos que este reconocimiento pueda servir de impulso para llevar el proyecto más allá”, desea Pilar. En dos semanas sabremos quién es…

En esta reunión del jurado, como en todas cada año, se escucha la misma frase: “Todos los proyectos merecen el reconocimiento por haber actuado para mejorar su entorno”. En España, desde 2012, más de 30.000 niños, niñas y jóvenes han cambiado el mundo con Design for Change (2,2 millones en todo el mundo). Y es que “es muy importante que vean que están dentro de una red [DFC] y que la usen”, recuerda Siham.

Para finalizar, como se hace en las formaciones de la Metodología DFC, en concreto en la fase COMPARTE, cada persona comparte la palabra que se lleva de la sesión.


¿Cuál será el Proyecto Más Escuchado del Festival I CAN 2021?

#CompartimosDFC21 es una oportunidad para emprender una acción más dentro de la Fase COMPARTE de la Metodología DFC que, aunque es la última, es muy importante. Es el momento de difundir el proyecto donde niños, niñas y jóvenes se han sentido protagonistas. Participando en #CompartimosDFC21 se fomenta el compromiso grupal de la comunidad donde se ha desarrollado el proyecto y se da la ocasión a quienes se han beneficiado de las soluciones de impulsar el proyecto.

Por estas razones, en el marco del Festival I CAN 2021, lanzamos la Mención especial al Proyecto Más Escuchado que reconoce el proyecto más compartido y con mayor número de interacciones en redes sociales. ¿Para qué? Para que los proyectos DFC del Reto I CAN 2020 inspiren a cuanta más gente, mejor. Y además, ¡para venir al Festival I CAN a celebrar que han cambiado el mundo!

¿Cómo participar?

Un año más, la Mención especial al Proyecto más Escuchado será para la propuesta que más guste (likes) y más se comparta a través de Facebook y Twitter. De nuevo, identificaremos esta acción como “Compartimos DFC” y añadiremos el presente año para diferenciar los proyectos. El hashtag que utilizaremos será, por tanto, #CompartimosDFC21

¿Cómo lo haremos?

El 26 de febrero, publicaremos todos los proyecto del Reto I CAN 2020 en las cuentas oficiales de Facebook y Twitter de Design for Change España (@dfcspain). Después, sumaremos las interacciones que obtengan hasta el 14 de marzo.

Compartiremos cada proyecto de la siguiente forma:

  • Por un lado, en la página de Facebook de DFC España estarán todos los proyectos con el hashtag #CompartimosDFC21, a los que se podrá dar a “Me gusta” o compartir.
  • Por otro lado, en el canal de Twitter de DFC España estarán cada uno de los enlaces a los vídeos de los proyectos con el hashtag #CompartimosDFC21. En este caso, se podrá dar a “Me gusta” o retuitear.

Para saber cuál será el Proyecto más Escuchado, tendremos en cuenta la suma de interacciones sociales recibidas; en concreto, los Me gusta / Me encanta y número de veces compartido en Facebook, y los RT y Me gusta (corazón) en Twitter.

Es importante tener en cuenta que para hacer un seguimiento correcto de todas estas interacciones sólo contarán las que se produzcan en los post de DFC España (@dfcspain). De esta forma, sólo serán válidas las siguientes interacciones:

  • Los Me gusta / Me encanta que estén en los post originales de la cuenta de Facebook de DFC España, pero no los que estén en las páginas o perfiles de centros o usuarios particulares, que contenga el hashtag de la acción: #CompartimosDFC21
  • Los RT y Me gusta de los tuit originales de la cuenta de Twitter de DFC España, pero no los que estén en las páginas o perfiles de centros o usuarios particulares, que contenga el hashtag de la acción: #CompartimosDFC21

Los centros educativos del Reto I CAN 2020 que quieran participar, tienen que darle máxima difusión a su post (Facebook) y tuit (Twitter). ¿Cómo? Colgando en sus redes sociales el enlace al post y al tuit del proyecto, para que sus seguidores puedan colaborar con sus interacciones; dejando claro que tienen que compartir, dar a Me gusta, retuitear, etc., directamente en el post de Facebook y el tuit original de las cuentas de DFC España.

Una vez realizado el recuento, daremos a conocer el Proyecto más Escuchado del Reto I CAN 2020, y una representación de sus protagonistas vendrá al Festival I CAN a recibir su reconocimiento y compartir la celebración con los artistas del cambio de los 20 proyectos finalistas de 2019 y 2020, los Teloneros y el Artista invitado.


Festival I CAN 2021: ¡Escucha la voz de los artistas del cambio!

Por Beatriz Alonso

Más de 6.000 jóvenes que han cambiado el mundo serán reconocidos en el Festival I CAN diseñado por ellos mismos

El Festival I CAN es la oportunidad para amplificar la voz de los 6.300 jóvenes agentes de cambio que han mejorado su entorno en 2019 y 2020 con sus proyectos Design for Change (DFC), porque “los niños, niñas y jóvenes son el presente; y tenemos que escucharlos”. Un evento organizado por DFC España, que cuenta con Fundación Edelvives como aliado y Fundación CEPA como patrocinador.

En la V edición del Festival I CAN se escuchará la voz de los y las artistas del cambio de los 10 proyectos finalistas del Reto I CAN 2019 y del 2020, además de 4 menciones especiales. En total son los 6.300 niños, niñas y jóvenes que han desarrollado proyectos DFC quienes recibirán un reconocimiento por haber cambiado el mundo poniendo en práctica la Metodología DFC (un proceso innovador basado en el Design Thinking). Lanzarán su mensaje al mundo este 20 de marzo en el evento anual de DFC España, que este año será online. Con las soluciones que han diseñado e implementado para resolver los problemas que más les afectan, se han sumado al reto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para cumplir con la Agenda 2030 con la que ya se está cambiando el mundo. DFC está reconocida por Naciones Unidas como organización impulsora.

Durante el Festival, 120 alumnos y alumnas de todas las edades y casi todos los puntos de España, (representantes de los 24 proyectos), interactuarán entre ellos y alzarán su voz, porque “los niños, niñas y jóvenes son el presente, y tenemos que escucharlos”. Por este motivo, el Festival I CAN no solo se diseña para los y las jóvenes, sino CON ellos y ellas, dando ejemplo de que Revolucionar tu aula, es de buena educación”.

¿Qué sucederá en el Festival I CAN?

  • Reconocimiento a los 20 proyectos finalistas y menciones especiales: Telonero, Artista invitado y Proyecto Más Escuchado de 2019 y 2020
  • Nombramiento del Representante de DFC España que participará en la celebración internacional de DFC, que será organizada por DFC Brasil en noviembre de este año
  • Actividades para interactuar diseñadas por los y las jóvenes

¿Quién participará?

  • Niños, niñas y jóvenes artistas del cambio protagonistas de los proyectos
  • Profesorado que ha facilitado y guiado los proyectos
  • Invitados/as representantes de organizaciones educativas y del tercer sector

¿Para qué un Festival I CAN?

Para celebrar que niñas, niños y jóvenes están cambiando el mundo, sumándose al reto de los ODS. Las temáticas de los proyectos finalistas han impulsado concretamente los ODS: 2. Hambre Cero, 3. Salud y bienestar, 4. Educación de calidad, 5. Igualdad de género, 10. Reducción de las desigualdades, 11. Ciudades y comunidades sostenibles, 12. Producción y consumo responsables, 13. Acción por el clima, 14. Vida submarina, 15. Vida de ecosistemas terrestres.

Al emprender un proyecto DFC, los artistas del cambio desarrollan soft skills (habilidades blandas) como la empatía, creatividad, trabajo en equipo, pensamiento crítico y liderazgo compartido, además de aprender a aprender; convirtiéndose en agentes transformadores de su entorno.

¿Cómo cambian el mundo?

Utilizando la metodología DFC de cinco fases (basada en el Design Thinking), cada niño o niña siente el problema, imagina soluciones, actúa poniendo en marcha el plan de acción, evalúa y evoluciona (evolúa) reflexionando sobre los aprendizajes y comparte el proyecto para inspirar a otras personas. Esta metodología es tan sencilla que hasta niños y niñas de tres años pueden usarla. El trabajo colaborativo es fundamental, porque generando conversaciones se llega realmente a solucionar el problema correcto. La escucha y la cohesión de grupo permite desarrollar el potencial de quien participa, favoreciendo la inclusión.

Así, integran el I CAN Mindset (Mentalidad I CAN): la voz del I CAN les empodera, se sienten capaces porque demuestran que lo que están haciendo es importante; y esta confianza adquirida mejora sus calificaciones y rendimiento escolar, según un estudio de la Universidad de Harvard.

¿Para qué escuchar la voz de los artistas del cambio? Algunos datos:

Para facilitar el empoderamiento de niños, niñas y jóvenes. DFC enriquece la innovación educativa a través del emprendimiento social, aportando nuevas herramientas y procesos para resolver retos de forma ágil. Aplicándolos, dejan de preguntar: “¿Puedo?”, y llegan a afirmar: “¡Yo puedo!”

Más información sobre el Festival I CAN: https://dfcspain.org/festival-i-can-2021/