#CocreandoPalmeras

¿Quieres hacer partícipe a tu alumnado o los jóvenes con los que trabajas de una iniciativa que está cambiando el mundo?

Desde el proyecto de investigación europeo IN-HABIT, coordinado por la UCO, estamos ilusionados con esta nueva iniciativa en la que podéis hacer que vuestro alumnado/jóvenes aporte sus ideas para seguir contribuyendo al cambio en el barrio de Palmeras que estamos implementando. Si trabajas en Córdoba Capital esto te puede interesar.

 ¿Qué es IN-HABIT? IN-HABIT es un proyecto H2020 financiado con fondos europeos que investiga cómo diferentes innovaciones (inspiradas en la naturaleza, la cultura, la tecnología, lo digital y lo social) pueden mejorar la salud y el bienestar de la ciudadanía, concretamente en Córdoba, Lucca (Italia), Nitra (Eslovaquia) y Riga (Letonia).

 ¿Qué os proponemos? Una actividad para alumnado o jóvenes de secundaria (12-16 años) que se puede realizar en 2 sesiones de 45’, descrita en una guía, con el apoyo de DFC España y que como resultado puede suponer que la propuesta de vuestro alumnado sea llevada a la práctica gracias al impulso del proyecto IN-HABIT.

 ¿Qué tengo que hacer para participar? Sólo tienes que inscribirte en este formulario y recibirás toda la información.

 ¿En qué fechas tengo que hacerlo? Desde la recepción de la guía y hasta el 30/05, ya que el 14/06 tenemos un evento de celebración en el que, además de conocer las iniciativas presentadas, tendremos la oportunidad de interactuar con Meredith O’Connor, artista estadounidense muy activa contra el bullying.

 ¿Qué apoyo recibiré? Además de un mail en el que poder plantear las dudas, habrá charlas para presentar la iniciativa y resolver las preguntas que os surjan en las siguientes fechas:

  • Miércoles 31/01 de 18:30 a 19:30 (disponible grabación si te apuntas)
  • Miércoles 21/02 de 18:30 a 19:30
  • Miércoles 20/03 de 18:30 a 19:30
  • Miércoles 17/04 de 18:30 a 19:30
  • Miércoles 15/05 de 18:30 a 19:30
  • Miércoles 12/06 de 18:30 a 19:30 (centrado en el evento celebración)

 Para cualquier aclaración adicional escribidnos al mail spain@dfcworld.com

Esperamos que os resulte atractiva nuestra propuesta


Better Together: Un trabajo en equipo

Una experiencia de trabajo en equipo en el training Better Together en Belgrado (Serbia) en noviembre de 2022, financiado por Erasmus+.

Por Alexandra Zuluaga Arévalo y Alicia Vedia Barruz

Decía Anthony Bourdain que “el viaje te cambia; debería cambiarte”. Sin embargo, supongo que aún sabiéndolo, a veces no somos capaces de prever cuál será el impacto que tendrá un viaje en nosotros mismos. Lo único que podemos hacer entonces es atrevernos a viajar y a conocer desde la apertura aquello que otros tienen para mostrarnos.

Acudimos al training Better Together en Belgrado sin hacernos demasiadas preguntas y con un papel en blanco que empapar de nuevos conocimientos y culturas. Lo que no sabíamos es que, participar en este reto y en esta capacitación acabaría siendo una grata sorpresa.

Better Together Training en Belgrado

Consideramos importante compartir cómo, desde el minuto 0, el training en Belgrado ha cambiado la visión de nuestra vida en muchos aspectos. A modo particular, nos ha animado a cumplir con "nuestros retos personales". Para eso, en este artículo queremos compartir nuestra experiencia:

El primer reto: llegar

Antes de volar a Belgrado, tuvimos la maravillosa suerte de conocernos entre nosotras, Alicia y Alexandra (pronto compañeras de aventuras, viajes, formación, proyectos, etc.), para preparar nuestro “Día Español". Sería un momento en el training en el que hablaríamos y daríamos a conocer la cultura española al resto de compañeros/as de nuestra estancia allí.

Más tarde, el 25 de noviembre, y una vez en el aeropuerto, pudimos conocer al resto del grupo. Nuestro trabajo en equipo empezó con el primer reto:  llegar al hostal Arkabarka en Belgrado. El vuelo de Madrid había salido con retraso y habíamos tenido problemas con la conexión entre los vuelos de Zúrich - Belgrado. Por suerte, la aerolínea nos ofreció otra conexión (Viena-Belgrado) y, por fin, tras varios controles de pasaporte, recorrer cuatro aeropuertos/países diferentes, y más de 10h de viaje, llegamos a nuestro destino.

Cuando nos bajamos del taxi había tanta niebla que sentimos cierta incertidumbre sobre cómo encontrar nuestro hostal. Sin embargo, llegamos sanos y salvos a un sitio maravilloso, con una atención inmejorable en donde se auguraba la maravilla de intercambio cultural al que nos íbamos enfrentar durante esta experiencia de una semana.

Una semana de compartir

Este intercambio cultural fue la base del reto que trabajamos a lo largo de la semana: desde el punto de vista del turista y de cómo los habitantes de la zona podían aportar una mayor información con respecto al espacio natural de Belgrado. Así, tuvimos que exhibir las situaciones y problemáticas que se generaban en el entorno y, que a través de este “training”, plantear soluciones viables y aplicables para mejorarlo. 

Durante esta semana, más que de colaborar, tuvimos la oportunidad de compartir con personas de otros países. Colaborar es trabajar conjuntamente para un objetivo, pero compartir implica poner una parte de uno mismo en aquello que se hace.

De este modo, cada persona pudo mostrar un trazo de su país, de su cultura y de su historia en un encuentro multicultural e intergeneracional. Se generó un encuentro enriquecedor en el que aprendimos con otros y de otros, dejando a un lado parte de nosotros mismos para favorecer el trabajo grupal. Además, aprendimos múltiples herramientas de la Metodología DFC, que aplica el Design Thinking a problemas sociales para generar soluciones y respuestas ante los mismos. Siguiendo sus pasos, pudimos ver que lo importante a veces no es cambiar el mundo, sino el metro cuadrado que nos rodea, fortaleciendo la mentalidad “I CAN” y el “I DO”.

¡En el intercambio cultural no podía falta el intercambio gastronómico!

Implementar lo aprendido: la experiencia de Alexandra

En mi caso, podré implementar lo aprendido en el training en la Universidad Camilo José Cela, de la que soy directora del Máster de Tecnología Digital Aplicada a la Práctica Docente, coordinadora y docente en el Máster de Educación Secundaria. Desde el primer momento me interesó  la oportunidad de desarrollarlo en primera persona en mis asignaturas y aplicar la metodología activa de Design for Change enfocada hacia el “I CAN”. 

Una metodología que va muy de la mano de ABP y ABPb (Aprendizaje Basado en Proyectos y Aprendizaje Basado en Problemas), la cual expongo en las didácticas de mi especialidad de Ciencias de la Naturaleza y permite a mis estudiantes (futuros profesores de Educación Secundaria) plantearse la forma de aterrizar en su entorno y en su día a día estos conocimientos aprendidos a través de los contenidos.

Es ahí cuando tenemos la oportunidad de cambiar el enfoque de la educación: pasando de ser memorística a cooperativa y logrando interiorizar el aprendizaje para una aplicación real, ante problemáticas, situaciones o proyectos que sean de nuestro interés. 

Actividades durante el training de Belgrado despertando la imaginación.

Momento para la reflexión

Durante el training, después de cada paso nos paramos a reflexionar y pensar qué había pasado. Tuvimos tiempo para expresar y sentir aquello que habíamos aprendido. Después de todo lo vivido, creemos que seguimos sin saber cuantificar el impacto de este viaje (y quizá de cualquier otro). Tal vez ni siquiera sea necesario ponerle cifras o esforzarse en describir técnicamente una experiencia de este tipo.

Lo que está claro es que, como decía Bourdain, nos ha cambiado. Y aquello que hemos aprendido no sólo nos hace seguir caminando con una mirada más abierta, más nítida y sincera, sino que también nos ha proporcionado herramientas para seguir construyendo a nuestro alrededor y convertirnos en mejores personas. Por eso, desde lo más profundo de nuestro corazón, queremos decirles: GRACIAS.

¡Gracias por permitirnos ser parte del cambio y ser ese granito de arena que algún día llegará a ser un gran castillo!


Design for Change seleccionada en el Salón de la Fama de HundrED.org

Design for Change en el Salón de la Fama de HundrED

Design for Change ha sido seleccionada por HundrEd como uno de como uno de los 100 proyectos de innovación educativa de mayor impacto global que estará en el Salón de la Fama de 2022.

Por Cristina Imaz Chacón

Una vez al año, la organización HundrED otorga un reconocimiento especial a los proyectos de innovación educativa que han demostrado un crecimiento sostenido de su impacto y escalabilidad. ¡Este año los revisores evaluaron DFC y obtuvimos la mejor puntuación en ambos campos!

Como explica la fundadora de DFC, Kiran Bir Sethi, desde Design for Change "¡Estamos ofreciendo al mundo una fórmula mágica!". A través de un proceso guiado por fases, la Metodología DFC tiene por objetivo plantar en todos los niños y niñas la mentalidad del YO PUEDO. Aquí te traemos un ejemplo de un proyecto de cambio:

https://youtu.be/Tbe9LTOj-no

¿Cómo eligieron a Design for Change en el Salón de la Fama de HundrED?

La innovación educativa tiene el potencial de transformar el sistema educativo y dotar a los estudiantes de las habilidades necesarias para prosperar como ciudadanos globales.  El mundo está lleno de educadores y educadoras que están impulsando enfoques innovadores, impactantes y escalables en la educación. La misión en HundrED es darles el reconocimiento y la visibilidad que merecen. Para ello, identifican y fomentan la aplicación de ideas innovadoras en el sector educativo a través de un proceso de revisión estandarizado.

Aquí os contamos cómo ha sido el criterio de selección de los 100 proyectos de innovación educativa del Salón de la Fama de HundrED:

1) La innovación en educación

En HundrED utilizan la definición de innovación en educación recogida en en el libro clásico de Everett M. Rogers Diffusion of Innovations (2003):

"La innovación en educación puede definirse como mejoras significativas en la implementación de una práctica y/o tecnología nueva o modificada que apoye cualquier parte del ecosistema educativo"

Una definición un tanto compleja, ¿no crees? Pues bien, quédate con estos aspectos: mejora, contexto y novedad.

  • La innovación implica una mejora. En Design for Change sabemos que no todos los cambios añaden un valor positivo al sistema educativo y, bajo nuestro lema "Not by chance, by design", entendemos que las cosas no se cambian por azar, sino a través del diseño. DFC presenta una mejora del sistema educativo, haciendo que el aula sea un espacio donde los niños y niñas trabajen para mejorar su entorno.
  • La innovación tiene que estar contextualizada. El proyecto tiene que adaptarse al entorno donde se implementa, así como tener la posibilidad de transferirse a otros contextos. Eso es algo que tuvimos muy claro en DFC desde el principio y es que ya somos 61 países los que hemos apostado por revolucionar el aula y adaptar la Metodología DFC a nuestro propio contexto.
  • Las innovaciones son nuevas. Parece redundante, ¿no? En efecto, no hablaríamos de proyectos de innovación si no presentaran algo novedoso, desde su concepción hasta su implementación. En DFC creemos que no es una novedad que los niños y niñas participen en proyectos. Lo que sí es innovador verdaderamente es que sean ellos y ellas diseñen e implementen los proyectos de cambio que quieran ver en su contexto.
2) El impacto del proyecto

El impacto se refiere a lo que las innovaciones ya han logrado y demostrado en sus contextos. Se trata de su capacidad para lograr un cambio significativo. La medición del impacto se realiza a través de: informes de impacto, investigaciones académicas, comentarios de los usuarios, evaluaciones y reflexiones de los innovadores.

En HundrED otorgaron la máxima puntuación a positivamente el impacto de Design for Change desde sus inicios en 2009: establecido en 61 países, con 2 millones de niños y niñas participantes, 76000 educadores y educadoras, resultando en un total de 35500 proyectos de cambio.

3) La escalabilidad

Para medir la escalabilidad de un proyecto, Michele-Lee Moore, Darcy Riddell y Dana Vocisano (2015) proponen las siguientes dimensiones:

  • La ampliación (Scale Out): llegar a más personas en más lugares.
  • la profundización (Scale Deep): cambiar la forma de pensar y de hablar de la gente, cambiar el comportamiento a nivel individual y colectivo.
  • el aumento de la escala (Scale Up): cambiar las leyes y las políticas educativas.

HundrED mide la escalabilidad basándose a en las dos primeras: ampliación y profundización. En efecto, el equipo académico de HundrED evaluó positivamente a Design for Change, una valoración recogida en este testimonio:

"Love the focus on creative confidence! I also think they have taken on designing their own creative process model. The age range and scale appears ready to scale into other countries and contexts already."

Los resultados

Los resultados de Design for Change en la revisión académica han sido impresionantes. ¡Todos los revisores y revisoras de HundrED nos dieron la máxima puntuación!

Resultados de la investigación de HundrEd.org sobre Design for Change.

En definitiva, nos hace mucha ilusión que Design for Change haya sido seleccionada en en el Salón de la Fama de HundrED de 2022. Agradecemos infinitamente este reconocimiento y queremos compartirlo con toda nuestra comunidad. Sin vosotros y vosotras este sueño no sería posible.

Sigamos adelante, sigamos revolucionando el aula.


Aprendizaje de idiomas, inglés, aula, innovación, extranjeros

¿Por qué decimos que el inglés se enseña mal?

En España se suele escuchar que el inglés se enseña mal. ¿Quién no ha oído hablar de las tareas aburridas del Workbook o de los listenings eternos? El currículo escolar se enfrenta al reto de hacer de la enseñanza de idiomas algo divertido. En Design for Change creemos en el potencial transformador de la comunicación y, por ello, te damos algunos consejos para potenciar el aprendizaje real de idiomas en tu aula.

Por Rocío Rubio

Una de las disciplinas mejor valoradas en el mundo globalizado en el que vivimos es el conocimiento de distintos idiomas. Esto se debe en primer lugar a su enorme utilidad. En un mundo en el que las relaciones internacionales se han convertido en el pan de cada día, es imprescindible conocer al menos un idioma ajeno a nuestra lengua materna. Esto convierte al bilingüismo o el plurilingüismo en una capacidad cada vez más demandada en las empresas, más incluso que las habilidades específicas de un puesto de trabajo. Al fin y al cabo, es mucho más sencillo para una organización ofrecer un training a sus nuevos integrantes sobre aspectos que controla, como son las actividades propias de un puesto concreto, que ofrecer formación en idiomas.

Otro de los motivos por el que los idiomas son tan importantes hoy en día se aleja bastante de su papel necesario en el funcionamiento de las entidades. El conocimiento de lenguas extranjeras es valorado porque denota una apertura de mente en la persona que las habla. Para aprender un idioma, es necesario conocer la cultura en la que se utiliza. Por este motivo, las personas que utilizan distintos idiomas suelen presentar características como la multiculturalidad, la curiosidad sana o la tolerancia.

Una nueva manera de enseñar idiomas

En Design for Change apostamos siempre por la evolución y la integración de todos y todas en la sociedad en la que vivimos, así como la igualdad de oportunidades para los estudiantes mediante el impulso de sus habilidades individuales. Y los idiomas se dejan de lado muy a menudo.

Es cierto que muchas familias apuntan a sus hijos e hijas a clases extraescolares de inglés o francés, pero ¿cuántos niños y niñas saben hablar alemán, italiano, chino, ruso o árabe en España? La respuesta es: aquellos cuyos padres provienen de países con estos idiomas.

El principal obstáculo en el aprendizaje de idiomas de los más pequeños reside precisamente en la falta de apertura a culturas ajenas a la nuestra. Desde Design for Change, os animamos a que impulséis la curiosidad de vuestros alumnos y alumnas por culturas diferentes y lenguas extranjeras, ya que el conocimiento de las mismas supone para ellos una infinidad de posibilidades, así como una fuente de satisfacción y superación personales.

Habiendo dicho esto, nos gustaría aportar nuestro granito de arena para facilitar la enseñanza de idiomas a los alumnos y alumnas. Sabemos que aprender una lengua no es fácil, pero tampoco lo es enseñarla. Si eres de los/las docentes que buscan métodos para potenciar el aprendizaje real de idiomas extranjeros por parte de sus alumnos y alumnas, estos tips son para ti:

1. Potencia las capacidades diferenciadoras de cada alumno o alumna

En primer lugar, es importante tener en cuenta que cada uno cuenta con capacidades que lo diferencian del resto. Hay personas con mayor facilidad para los sonidos, lo que se dice “con oído”, rasgo que les permite asimilar aspectos como la pronunciación más rápidamente. Por el mismo motivo, los estímulos auditivos serán muy beneficiosos para este tipo de alumno, ya que se trata de un método de aprendizaje que les resulta sencillo y rápido de integrar en sus conocimientos sobre el idioma en cuestión. Por el contrario, hay estudiantes con menos “oído”, que no se verán tan estimulados por métodos auditivos y que necesitarán otros en su lugar.

En su caso, quizás convendría más utilizar recursos visuales, como vídeos o libros, que les permitan asimilar la información por medio de la vista, nuestro principal sentido. Para mantener el equilibrio y el balance de la clase y asegurar el progreso de todos los alumnos y alumnas por igual, es esencial tener en cuenta estas pequeñas peculiaridades personales de cada niño o niña.

Una manera muy útil de potenciar las facilidades individuales de cada uno consiste en la elaboración de tareas para casa relativamente personalizadas. Es decir, en lugar de mandar deberes a la clase en general, el docente puede preparar ejercicios específicos para los distintos grupos de estudiantes dentro de la clase, en función de las facilidades de cada uno, que potencien dichas capacidades.

2. Fomenta el aprendizaje a través del aprendizaje pasivo

En segundo lugar, queremos mencionar la conveniencia del aprendizaje pasivo. Este se compone de estímulos percibidos por el alumno o alumna que le aportan información sobre la lengua que estudia sin necesidad de esfuerzo por su parte. En la medida de lo posible, el profesor o profesora debe fomentar distintas formas de aprendizaje pasivo para que los niños desarrollen capacidades idiomáticas fuera del aula y en su día a día. Ejemplos de esto son la lectura, la escucha de música de artistas extranjeros, la visualización de películas en versión original, etc. Aquí te dejamos algunas recursos digitales que pueden ayudarte a enseñar idiomas.

Pongamos que acaba de salir la última temporada de la serie de moda de Netflix. Los niños pueden escoger la opción fácil y cambiar el idioma a español porque de esta manera les será más fácil entender todas las escenas. Sin embargo, sería muy enriquecedor si el estudiante de inglés, por ejemplo, viera esta nueva temporada en el idioma original en el que se grabó. ¿Por qué? Es evidente que, sobre todo al principio, se le escaparán cosas y quizás tenga que retroceder en alguna escena para captar todas las palabras expresadas por los personajes. Sin embargo, con el tiempo irá asimilando cada vez más información, aprendiendo expresiones cotidianas del idioma extranjero y estimulando su capacidad para mantener una conversación coloquial. En definitiva, estará más acostumbrado a tratar ese idioma, por lo que le será más fácil desenvolverse en una situación real.

Esta es solo una manera de estimular el aprendizaje pasivo, pero existen muchas otras: leer libros o tebeos, ver vídeos de YouTube, consumir contenido de Redes Sociales en otro idioma, escuchar canciones o podcast en idiomas extranjeros, y todas las posibilidades que se nos pasen por la cabeza. Una manera interesante de practicar la fluidez en el uso oral de la lengua estudiada es leerla en voz alta. De esta manera, el estudiante practica la pronunciación y la soltura sin darse cuenta, además de adquirir vocabulario en el proceso. Recomienda este tipo de cosas a tus alumnos y alumnas, y verás cómo progresan desmesuradamente.

3. Aprovecha todas las oportunidades para practicar 

Por último, es imprescindible que, si estudias una lengua extranjera, aproveches todas las oportunidades que se te presenten para utilizarla. Sabemos que, al principio, cuesta más y es fácil meter la pata, pero ¿no es esa la gracia? Si, por ejemplo, estudias alemán, y te presentan a una persona cuya lengua materna es el alemán, aprovecha esta oportunidad y trata de tener una conversación con ella. ¿Quién mejor para señalarte tus aciertos y errores? Ten en cuenta que sabes mucho más de lo que piensas que sabes.

De igual manera, si eres personal docente, trata de exponer a tu alumnado a oportunidades reales donde poner en práctica lo aprendido en el aula. Hay una infinidad de actividades divertidas en las que comprender que el idioma no es sólo la gramática. Puedes llevar a tus estudiantes a intercambios de idiomas, visitas guiadas en otro idioma, intercambio de cartas con colegios de otros países… ¡Encuentra la tuya!

Solemos oír que el inglés se enseña mal. Ahora podemos empezar a cambiarlo.


Los Comités Infanto Juveniles de especialistas empiezan a funcionar en las Administraciones Públicas

Por Beatriz Alonso

Un 15 de julio, Día Mundial de las Habilidades de la Juventud, en 2050…

A principios de este año nos invitaron a participar en una iniciativa muy especial: One Day in 2050. El objetivo de OneDayin2050 – #onedayin2050 es recopilar 365 noticias breves de 2050 (escritas en formato periodístico), 1 cada día, escritas por 365 personas diferentes de todo el mundo, diversidad de perfiles, desde anónimos hasta personas influyentes, que de una forma directa o indirecta expliquen cómo será nuestra sociedad en 2050 a causa del cambio climático. 

En Design for Change España hemos querido aportar nuestra visión sobre cómo será el mundo en 2050, cuando nuestro lema sea una realidad habitual: “Los niños, niñas y jóvenes son el presente”.

Sigue leyendo el artículo entrando en este enlace.

 

A finales de marzo, los datos del proyecto eran todo un éxito:

  • Más de 200 noticias publicadas de personas de más de 60 países, localizaciones tan diversas como Qatar, Filipinas, Kenia, Canada, Argentina, Mauricio, Egipto o Fiyi.
  • Más de 280 personas se han configurado como activistas/embajadoras del proyecto, contribuyendo con una noticia y buscando a otros participantes.
  • Se han iniciado labores de colaboración y sinergias con otras iniciativas sobre prospección futura y cambio climático: : Stories from 2050; Futures4Europe.
  • Trabajan en la preparación y visualización de los resultados del proyecto de forma segmentada y orientada a varios públicos, que les permita mostrar todas las aportaciones recibidas al tiempo que siguen ampliando la red de colaboraciones.
  • Han acordado colaboraciones con profesionales de la fotografía de naturaleza que les han cedido preciosas imágenes con un potencial comunicativo inmenso, nombres de la talla de Paul Zizka, Tom Bryden, entre otros, que les servirán para documentar gráficamente los resultados de la iniciativa. 

Si quieres saber más sobre One Day in 2050…


El metaverso en el aula: ¿misión imposible?

El metaverso para potenciar la creatividad de los niños y niñas. En Design for Change sabemos que la nueva educación debe potenciar la creatividad de los niños y niñas y hacerles ver que son capaces de todo. Todo el mundo es capaz de pasar de nivel en un videojuego y se lo pasa bien haciéndolo, ¿por qué no hacer del aprendizaje su juego favorito? Descubre cómo aplicar el metaverso en tu aula.

Por Rocío Rubio

Vivimos en la era de la comunicación. Por todos los rincones, surgen nuevos datos, estadísticas, descubrimientos, teorías y conceptos que nos llegan a diario. Recibimos información a través de los medios de comunicación, nuestras redes sociales, nuestros amigos, conocidos y familia, nuestro entorno de trabajo e incluso en los carteles de las paradas de autobús. Este exceso de información es precisamente el causante de que, en muchas ocasiones, no lleguemos a comprender la mitad de los datos recibidos. Y, ¿quién puede culparnos?

En los últimos meses, hemos oído hablar de un concepto nuevo llamado metaverso. Pero, ¿qué es exactamente un metaverso? Se trata de entornos, generalmente digitales, donde las personas podemos interactuar en todos los ámbitos: económico, social, entretenimiento y tiempo libre, laboral, comercial, etc. Funcionan como una realidad paralela en la que podemos desempeñar todas las labores habidas y por haber en un formato digital. Existen muchos motivos para integrar estas nuevas realidades virtuales en nuestras vidas: la gestión de nuestro dinero por medio de criptomonedas, o bien nuestro propio entretenimiento mediante un juego digital en el que participamos como avatares. Las posibilidades son infinitas. Al fin y al cabo, se trata de un mundo nuevo que se abre ante nosotros.

Como en Design for Change seguimos abogando por la revolución de la educación, nos preguntamos: ¿Cómo podemos utilizar esta nueva herramienta en el ámbito de la docencia?

En primer lugar, la creación de un metaverso propio puede suponer para los colegios una mayor flexibilidad y adaptabilidad a posibles imprevistos. La idea de contar con un metaverso propio consiste en disponer de todas las instalaciones del centro de forma virtual. Es decir, la posibilidad de acceder a las aulas, los comedores o las salas de biblioteca a través de la pantalla de nuestro ordenador. Esto puede resultar muy útil para las familias que quieren consultar aspectos sobre el desempeño de su hijo o hija; y para el profesorado a la hora de impartir sus lecciones; así como para el alumnado que no puede asistir al centro de forma presencial. Es el mismo concepto que las clases virtuales; pero más humanizado, ya que se trata realmente de una réplica del colegio a la que se puede acceder desde cualquier parte. 

¿Cómo aplicar el metaverso a un aula particular?

La forma más sencilla de implementar el concepto del metaverso en el aula es convertir la clase en un videojuego. Sí, un videojuego. Como docente, puedes idear una realidad virtual en la que tus alumnos y alumnas tengan que resolver retos, cuestionarios e incógnitas para ir pasando de nivel. ¡Exactamente igual que en sus juegos favoritos!

Te preguntarás: ¿cómo puedo hacer yo esto? Pues no es tan complicado como puede parecer en un principio. La idea consiste en que te inventes un mundo imaginario que motive a tus estudiantes y les impulse a avanzar poco a poco. Para ello, tendrán que aprender conceptos y aplicarlos a las distintas pruebas que les plantee el videojuego. Si responden correctamente a las preguntas, pasarán al siguiente nivel. Si no, tendrán que repetir la prueba.

Una experiencia propia

Puedo confirmar de primera mano que esto funciona: soy estudiante de Traducción e Interpretación en la Universidad Pontificia Comillas (dónde Design for Change tiene un acuerdo de colaboración para estudiantes en prácticas). A lo largo de la carrera he estudiado materias que son esenciales para la profesión, pero no necesariamente la pasión de mi vida. En particular, cursé una asignatura sobre economía, cuya dinámica fue excelente y precisamente el motivo por el que todos los integrantes de la clase la disfrutamos. Varias profesoras de la universidad idearon una realidad virtual llamada Traducistán: un país en el que los ciudadanos éramos los estudiantes de traducción. Durante el tiempo que duraba la clase de economía, pasábamos a formar parte de esta realidad paralela, en la que intercambiábamos bienes y servicios, emitiendo facturas y actuando como empresas, tanto en grupo como a título individual.

Esta dinámica convirtió una asignatura que no generaba una ilusión especial en ninguno de los alumnos y alumnas en un juego que desarrollar y en el que avanzar día a día. Nuestras profesoras convirtieron la materia en un proceso por el cual entretenernos y aprender a la vez. Debíamos registrar todas las transacciones y actividades económicas realizadas en una plataforma creada por ellas, lo que hizo la asignatura aún más atractiva, ya que, en el fondo, estábamos jugando a un videojuego.

Sabemos que crear un juego conlleva tiempo y conocimiento de las plataformas digitales necesarias para su elaboración, pero ¡no te preocupes! También puedes encontrar videojuegos ya ideados por trabajadores de la docencia que han sido tan amables como para compartirlos con el mundo. Solo tienes que hacer una búsqueda rápida por internet y escoger los que mejor se adapten a tus clases y tus objetivos. ¡Puedes acceder a un sinfín de posibilidades!

Si prefieres crear dinámicas como estas sin recursos digitales, también puedes hacerlo. Se pueden idear experiencias interactivas y educativas para los alumnos y alumnas sin necesidad de programar o crear una página web. Simplemente, puedes hacerlo en el plano físico, utilizando folios, cartulinas o cualquier otra cosa que estimule a tus estudiantes. ¡Usa tu imaginación! Los niños y niñas a los que enseñas te lo agradecerán enormemente, y tendrán ganas de empezar tu clase todas las semanas. ¡Convierte tu aula en un lugar imaginario en el que convivir con tus estudiantes!

La meta de todo esto es convertir las lecciones vistas en clase en experiencias dinámicas e interactivas para los niños y niñas. De esta manera, se divertirán aprendiendo y querrán profundizar más en los conceptos que les cuentas. Este formato de clase les permite adquirir capacidad creadora, desarrollar su creatividad innata, en cuanto a las lecciones didácticas que reciben, lo que motiva sus aspiraciones y les da confianza en sus propias capacidades.

En Design for Change sabemos que la nueva educación debe potenciar la creatividad de los niños y niñas y hacerles ver que son capaces de todo. Todo el mundo es capaz de pasar de nivel en un videojuego y se lo pasa bien haciéndolo, ¿por qué no hacer del aprendizaje su juego favorito?


“Gracias por ser la luz del cambio que el mundo necesita”

“Gracias por ser la luz del cambio que el mundo necesita” es el mensaje de la directora general de Design for Change España, Apurva San Juan, el 11 de junio de 2020, durante el Festival I CAN Ilustrado.

 

En primer lugar, gracias. Gracias por ser la luz del cambio que el mundo necesita. Gracias por apoyarnos un año más, y por todos y cada uno de los proyectos presentados. 

Mi primer día en Design for Change España como trabajadora fue en el festival del año pasado, y la verdad es que fue todo una montaña rusa de emociones. Echando la vista atrás, si hace un año me hubiesen dicho que iba a ser la nueva directora general de la organización, no me lo hubiera creído. Pero sí, aquí estoy delante de todas vosotras. Y lo único que puedo decir es gracias. 

Necesitamos adultos que de verdad apoyen a los jóvenes que están poniendo en práctica sus propias ideas. Ya basta de decirnos que somos el futuro. Somos el presente. Y hemos venido a revolucionarlo. Quiero dirigirme a todas y cada una de las personas que han presentado proyectos en el Reto I CAN 2020, quiero dirigirme a vosotros que habéis sentido el I CAN.

Ni se os ocurra hacer caso cuando un adulto os diga frases del tipo: “No puedes hacer esto porque eres pequeña o joven. Cuando seas mayor podrás” o “nunca podrás alcanzar aquello”. Plantad cara a todas esas adultas que no quieren escucharos. Levantaos, alzad la voz, e involucraros para aportar soluciones. Recordad que sin vosotros, sin nosotras, no hay futuro. Y no pueden decirnos que no podemos cambiar las reglas del juego, porque es mentira. En eventos como el de hoy ya estamos cambiando el mundo; aunque algunos no quieran verlo. 

El mundo no se cambia con discursos políticos. No se cambia con mensajes corporativos, ni pintando nuestros logos de verde. Se cambia pasando a la acción, aportando soluciones y llevándolas a cabo, como habéis hecho vosotras. Por eso, que no os engañen: vosotros sí podéis cambiar el mundo, y ya lo estáis haciendo. La edad no puede ser una limitación para crear impacto en vuestro colegio, en vuestra familia, en vuestras vidas. 

Me alegro y me emociono al veros aquí. Yo no tuve la oportunidad a vuestra edad de cambiar el mundo. Nadie me dijo que podía. Pero a vosotros y vosotras se os ha dado la oportunidad, y la habéis cogido. Os quiero dar las gracias por decir que sí. Gracias por coger el testigo y poneros manos a la obra para cambiar el mundo. 

Porque esta es la convicción de Design for Change: “Todos los niños, niñas y jóvenes son el presente”. Queremos que el resto del mundo también lo crea. 

Gracias por no rendiros, por estar hoy aquí en el Festival I CAN. Sois el presente y lo estáis demostrando. 

Festival I CAN Ilustrado 2021

Si quieres ver la galería de los Artistas del Cambio del Festival I CAN Ilustrado 2022, entra en: https://peopleartfactory.com/g/fastival-i-can-2022


“Que les den a los jóvenes la oportunidad de aprender y valorar su entorno más cercano y, sobre todo, de ayudar”

“Que les den a los jóvenes la oportunidad de aprender y valorar su entorno más cercano y, sobre todo, de ayudar”. Es el deseo de Charo Martín, educadora responsable del proyecto DFC “Stop Bullying, de la Asociación Estrella Azahara.

Este proyecto tan necesario en los entornos educativos por la solución que propone, ha sido galardonado con la Mención al Proyecto Más Escuchado en redes sociales del Festival I CAN Ilustrado 2022. ¡Gracias por trabajar con la Metodología DFC en vuestro barrio de Las Palmeras (Córdoba) para mejorar vuestro entorno y apoyar a vuestra comunidad!

Por Beatriz Alonso

Pregunta: ¿Qué ha significado para los y las jóvenes, para ti, y para la organización, recibir este galardón?

Respuesta: Recibir este galardón ha significado mucho para todos nosotros.

Por un lado, los chicos se han sentido muy satisfechos conociendo este resultado, han demostrado que todo lo que ellos han pensado desde la primera fase [de la Metodología DFC] se ha ido cumpliendo.  Llegar a transmitir este mensaje a todos hace que se cree una pequeña concienciación y sensibilización sobre una problemática actual que los chicos sufren día a día en sus colegios o institutos.

Por otro lado, tanto para nuestra entidad como para los educadores de nuestra asociación, este reconocimiento ha demostrado todo el esfuerzo, dedicación e ilusión que hemos puesto en todos los proyectos llevados a cabo.

P: ¿Qué acciones habéis llevado a cabo para tener un impacto tan grande con vuestro proyecto en redes sociales?

R: La clave más efectiva ha sido el trabajo en red. Tanto chicos, familiares, educadores, voluntarios como cualquier seguidor de nuestras redes, ha colaborado para dar voz a nuestro proyecto.

Las redes sociales han creado impacto al abordar un tema tan esencial que tenemos en la actualidad en centros educativos, lo que ha llevado a que todos quisieran que este proyecto se escuchara y se creara sensibilización.

P: Después de vivir el Festival I CAN, ¿con qué imagen te quedas?

R: La experiencia compartida, la ilusión vivida y, sobre todo, la cara de todos los chicos que han llevado a cabo el espíritu “I CAN”.

P: ¿Qué podéis destacar de vuestra participación en el Festival I CAN?

R: Ganas de aprender, de escuchar a los demás y participación.

P: Habladnos sobre vuestro proyecto “Stop Bullying”, ¿cómo surge la idea y cómo lleváis a cabo el proyecto?

R: El grupo que ha llevado a cabo el proyecto destaca por su perfil social y comprometido con la sociedad, adentrándose en su entorno más cercano. Los chicos observaron varios casos de bullying en su instituto, por lo cual decidieron crear esta herramienta educativa para hacer campaña en toda la zona educativa del barrio.

P: ¿Cómo ha sido la implicación de los y las jóvenes, visto que es un tema que les afecta muy directamente?

R: Implicación y escucha activa desde el primer momento, llegando a transmitir los valores que nos enseña Design for Change, conociendo la realidad; y en cada fase, trabajando al máximo y dedicando tiempo en esta problemática.

P: ¿Qué te aporta a ti como educadora Design for Change? ¿Y a los y las jóvenes?

R:  Tener la oportunidad de ser educadora Design for change ha sido y será una experiencia única. Trabajar con los chicos el empoderamiento, la autoestima, las habilidades sociales con el objetivo de ayudar a su entorno; nos hace crecer como personas, aprender unos de otros y, sobre todo, que ellos tengan la capacidad de decidir y hacer por ellos mismos, con el objetivo de crear impacto social.

La gratificación de los jóvenes, la dosis de autoconocimiento, autoestima, creatividad que han ido creando en ellos mismo han hecho que quieran seguir cada año participando en esta metodología tan impredecible como educativa.

P: ¿Qué le dirías a otros/as educadoras que no conocen DFC?

R: Que conozcan, que aprendan, que lleven a cabo esta experiencia, que les den a los jóvenes la oportunidad de aprender y valorar su entorno más cercano y, sobre todo, de ayudar y poner un granito de arena mejorando el día a día de vecinos, amigos, compañeros, profesores…

 


Asociación CONI y Design for Change España se alían para colaborar en proyectos de Educación para el Desarrollo en el marco de los ODS

Asociación CONI y Design for Change España se alían para colaborar en proyectos de Educación para el Desarrollo en el marco de los ODS.

En Design for Change España firmamos nuestra primera alianza en Educación para el Desarollo con Asociación CONI para colaborar en proyectos educativos en el marco de los ODS para sumar a la Agenda 2030. Design for Change está reconocida como organización impulsora. 

Por Beatriz Alonso

Asociación CONI y Design for Change España se alían para colaborar en proyectos de Educación para el Desarrollo en el marco de los ODS. Ambas organizaciones apuestan por la educación como herramienta para facilitar el empoderamiento de niños, niñas y jóvenes. El propósito de esta alianza consiste en incorporar la Metodología DFC en los Programas de Educación para el Desarrollo promovidos por CONI:

  • A través de la Metodología DFC se generan espacios de aprendizaje competencial significativo.
  • Design for Change y Asociación CONI llevan seis años implantando esta metodología en escuelas del área rural de Guatemala con un gran impacto en niñas, niños y jóvenes.

Design for Change España y Asociación CONI han firmado un acuerdo con el objetivo de colaborar en proyectos educativos en el marco de la Agenda 2030. Las organizaciones comparten el propósito de facilitar el empoderamiento de niñas, niños y jóvenes, desarrollando su potencial como agentes clave de transformación social con impacto positivo.

A través de esta alianza, las organizaciones quieren incorporar la metodología basada en el Design Thinking en los proyectos de Educación para el Desarrollo que CONI lleva a cabo en España. La aplicación de la Metodología DFC promueve la innovación educativa a través del emprendimiento social con impacto positivo al generar espacios de aprendizaje competencial significativo. Niños, niñas y jóvenes ponen en práctica sus propias ideas, demostrando que son capaces de conseguir un cambio real en su mundo en el marco de los ODS. DFC está reconocida por Naciones Unidas como organización impulsora. Al realizar proyectos donde desarrollan sus capacidades, sienten el espíritu del I CAN; es decir, se convierten en transformadores sociales autónomos y capaces.

Las voces de los promotores de la Alianza para colaborar en proyectos de Educación para el Desarrollo en el marco de los ODS

Alejandro Sebastián, presidente de CONI, comenta la alianza de las dos organizaciones: “Tras 6 años trabajando con DFC en Guatemala, podemos afirmar que estamos enamorados de esta metodología que ya funciona en 60 países. Nos hace mucha ilusión incorporar esta metodología en nuestro Programa de Educación para el Desarrollo para alumnos españoles. Estamos convencidos de que va a ser tan inspirador como lo es para nuestros alumnos de Guatemala”.

Miguel Luengo, presidente de Design for Change España, responde: “Desde esa primera reunión en la que ‘unos locos de la educación’ -entre los que estaba Álex– nos contaron cómo su labor en Guatemala se podía enriquecer con la Filosofía DFC, han pasado muchas cosas. Sin embargo, y como con las relaciones duraderas –y no con los flechazos– hay que esperar hasta junio del 2019 para el paso definitivo. Formar al voluntariado que se marchaba a Guatemala, después de haber experimentado en primera persona el cambio que suponía utilizar la Metodología DFC.

Tras la pandemia, dimos un paso más allá. Enriquecer con la Metodología DFC el propósito de CONI. Hoy, con esta alianza se consolida esta bonita historia de cambio, donde muchas personas de la organización han sido protagonistas en nuestros Talleres I CAN en abierto para seguir formándose en la Metodología DFC. Y como momento cumbre –por ahora–, a través de DFC España, CONI ha decidido crear DFC en Guatemala. Sin duda, nos esperan muchas más aventuras juntos”.

 

Sobre Asociación CONI

ONG de desarrollo española, declarada de Utilidad Pública, especializada en cooperación para el desarrollo con las comunidades indígenas del área rural de Guatemala. Asociación CONI cree en la educación y en el desarrollo de competencias de una ciudadanía empoderada como mejor camino hacia la justifica, el desarrollo y la paz.

Busca promover esa construcción de ciudadanos integrados y transformadores de su propia sociedad, acompañando y fortaleciendo a las comunidades indígenas del área rural de Guatemala en sus propias iniciativas propias de desarrollo comunitario. Más información en https://asociacionconi.org/

 

Sobre Design for Change España

ONG parte de un movimiento global presente en más de 60 países. Desde 2013, DFC España ha formado a 6.600 personas en una metodología propia basada en el Design Thinking con la que se han desarrollado 700 proyectos protagonizados por 31.000 niños, niñas y jóvenes.

La aplicación de la Metodología DFC promueve la innovación educativa a través del emprendimiento social con impacto positivo al generar espacios de aprendizaje competencial significativo. Niñas/os y jóvenes ponen en práctica sus propias ideas. Así, demuestran que son capaces de conseguir un cambio real en su mundo en el marco de los ODS, llegando a decir I CAN. Todas las personas que hacen proyectos DFC se empoderan y desarrollan habilidades como empatía, creatividad, trabajo en equipo, pensamiento crítico o comunicación, entre otras. Más información en https://dfcspain.org/


¡El Representante de Design for Change España es el proyecto “1002 abrazos”, del Colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca!

Después de celebrar el Festival I CAN donde se reconoce a los niños, niñas y jóvenes que están cambiando el mundo con Design for Change, te contamos cómo fue la elección del Representante de DFC España de este año, el proyecto “1002 abrazos”. Descubre la Crónica del Jurado.

Por Beatriz Alonso

Era invierno y todavía llevábamos mascarilla en interiores… Sí, a finales de enero de este año, el equipo DFC España nos reunimos con el Jurado del Reto I CAN para decidir qué proyecto sería el Representante de este año. Este pasado sábado, 11 de junio, pudimos por fin anunciar la noticia en el Festival I CAN:

¡El Representante de DFC España es el proyecto “1002 abrazos”, del Colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca!

¿Y cómo se ha elegido al Representante?

Todos los años, para seleccionar al Representante que viaja o “viaja virtualmente” al país organizador, una selección de personas referentes en el ámbito de la Educación, el emprendimiento social y el diseño, valoran los diez proyectos finalistas del Reto I CAN. Después, se reúnen con el equipo de DFC España para poner en común su decisión y, a través de conversaciones, consensuar la elección del Representante. Este año, los miembros del jurado del Reto I CAN 2021 con quienes nos reunimos fueron:

  • Antonio González, director de Impact Hub Madrid
  • Victoria de Pereda, consultora Design for sustainability
  • Adrián Arrogante, joven Changemaker de Ashoka
  • Raquel Garrido, profesora titular de la Universidad Rey Juan Carlos
  • Francisco Calderón, team coach en el Grado LEINN de TeamLabs (no pudo asistir)

Del equipo DFC hemos tenido la suerte de participar:

  • Miguel Luengo, presidente
  • Alicia Sánchez, responsable de Alianzas
  • Laura Plaza, responsable de Diseño
  • Y yo misma, Beatriz Alonso, responsable de Comunicación

 

¡Qué empiece el Comparte!

Miguel abre la reunión recordando que Design for Change España existe para dar la oportunidad a niños, niñas y jóvenes de cambiar el mundo; y la forma en la que lo hacen es a través de la realización de proyectos. Sobre estas historias de cambio, Raquel comenta: “Vengo a esta reunión con mucha ilusión y ganas, me han emocionado los proyectos, algunos los he visto varias veces”.

Los miembros de Jurado comparten también el espíritu con el que vienen a exponer sus ideas sobre quién será el Representante:

“Estoy profundamente optimista y traigo muchas ganas de impulsar este proyecto porque creo mucho en Design for Change y en el cambio. De hecho, Adrián, mi hijo se expresa a través del rap, y eso es maravilloso”, Victoria
Otro Adrián, el joven miembro del jurado, comenta: “Estoy creando un programa educativo a través del rap, con profesionales de la educación, psicopedagogos… Vengo con mucha esperanza. Yo me di contra el muro contra el sistema educativo, y lo que hacéis me parece muy necesario”.
“Tengo la sensación de que estamos en un momento con buena energía, me da cierta tranquilidad. Trabajo en temas de innovación social desde hace muchos años. Hoy traigo un abrazo como símbolo de conexión y paz”, Antonio.

 

Y como si de un buen augurio se tratase, finalmente el proyecto elegido fue “1002 abrazos”.

Estos son los comentarios de los miembros del Jurado sobre el proyecto:

“1002 abrazos es el proyecto más potente, más innovador. Perdura en el tiempo, porque ahora ya no se abraza. Es un proyecto muy sincero. El abrazo es un lenguaje universal, y nunca lo revindicamos como una herramienta casi innata para generar cambios. El abrazo nos lleva a no complicar la situación. Es proyecto sanador, muy transformador”, Victoria.
“1002 abrazos es un cañón, poniendo el foco en el momento actual, como mecanismo de conexión. Es la bomba en cuanto a difusión. Da muy en la diana del momento actual. Mete el dedo en la llaga en el momento en el que estamos: con problemas de salud mental; y conecta y agradece al colectivo que más ha apoyado en la pandemia, porque ahora el mensaje es ‘mantén distancia’. Y sale de chavales de 1º de ESO, con un nivel de despliegue tremendo. Me flipó el proceso de reflexión que hay detrás, y dar visibilidad de eso tiene muchísimo impacto: poner la mirada en los abrazos desde el reconocimiento y su puesta en valor es brutal como reflexión. Y luego ver cómo se difunde con fuerza. Me ha impresionado mucho. Conocerse y tocarse genera cambios en las dinámicas”, Antonio.
“1002 abrazos es muy potente como Representante”, Adrián.
“1002 abrazos les sale de dentro, de la necesidad que tienen y de su entorno. Por eso es bestial, y por el poder que tienen para mover a la gente y reunirse con ella. Es el más emotivo. Se ve el agradecimiento y reconocimiento a los sectores más espoleados por la pandemia”, Raquel.

Para finalizar, como se hace en las formaciones en la Metodología DFC, en concreto en la Fase COMPARTE, cada persona expresa la palabra que se lleva de la reunión.

“Reflexión: si tenemos más contacto, todos los problemas se van”, Adrián.
“Nos ha tocado a todos, nadie se ha librado de esto. Claro, lo podemos haber pasado mejor o peor, pero te afecta, por eso tenía que salir este proyecto. Me llevo agradecimiento”, Raquel.
“Me voy con ganas de abrazar. Enriquecida”, Victoria.
“No es moda, es necesidad, la necesidad que hay detrás. Ha conseguido llegar a lo que hacía falta”, Laura.
“Me voy con un puntito más de consciencia del momento en el que estamos viviendo y de la necesidad que tiene que ver con las emociones”, Antonio
“Importancia de la escucha activa y de pararse a escuchar”, Alicia.
“Me emocionáis, es un placer escucharos”, Beatriz.
“Satisfacción. Mola un montón está reunión y escucharos. Yo necesito estas cosas”, Miguel

Y por supuesto, como cada año, en esta reunión del jurado, se ha escuchado la misma frase: “Todos los proyectos merecen el reconocimiento por haber actuado para mejorar su entorno”.

 

¡Enhorabuena al Representante de DFC España “1002 abrazos”, del Colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca!

 

1002 abrazos, Representante de DFC España anunciado en el Festival I CAN, se reunirá con niños, niñas y jóvenes de los más de 60 países DFC en la gala internacional anual de DFC, la Be The Change celebration (BTC).

Desde su creación en 2021, DFC España ha participado en todas las ediciones de las Galas BTC, llevando a representantes de proyectos seleccionados. Las tres primeras galas tuvieron lugar en India (2012-2013-2014), después en México (2015) y en China (2016). DFC España organizó la Gala de 2017 en Madrid. En 2018 fuimos a Taiwán y en 2019 a Roma. En 2020, a consecuencia de la pandemia, la Gala se celebró de forma online, a cargo de DFC Singapur, al igual que en 2021, organizada por DFC Brasil.