¡Utiliza la Agenda I CAN para diseñar un 2021 mejor con DFC!

El 2020 no estuvo lleno de arcoíris y mariposas. Es un hecho: ha sido un año duro, muy duro. Quizá lo hayas vivido con más frustración, rabia, enfados o ansiedad que cualquier otro año; sin “poder hacer” muchas de las cosas que te gustan y te hacen feliz. En este sentido, para facilitar el 2021, desde Design for Change (DFC) Global te ofrecemos la Agenda I CAN, para que la utilices con tu alumnado en actividades enfocadas a desarrollar el I CAN (Yo Puedo).

Con esta herramienta didáctica, se fomenta la escucha y la reflexión. Utilizándola, cada niño y niña siente que también cuenta, y que puede aportar sus ideas para solucionar problemas actuales. Además, se desarrollan competencias como la empatía, tan necesaria para cubrir una de las necesidades más relevantes hoy en día: el autocuidado y el cuidado al otro.

Porque somos conscientes de que el 2020 trajo muchas decepciones, te invitamos a darle la oportunidad a los y las agentes de cambio de mejorar su entorno, porque siempre ven el lado positivo de las cosas y trabajan para diseñar un futuro mejor si se les guía en el proceso. Porque tus alumnos y alumnas son agentes de cambio, te ofrecemos esta agenda que les ayudará a identificar sus metas para mejorar el mundo con confianza y esperanza. Podrán decir I CAN y serán el cambio que quieren ver en sí mismos. Mes a mes, actualizaremos este post con la parte correspondiente al mes entrante, para que puedan explorar progresivamente los temas que les ayudarán a construir una mejor versión de sí mismos, día a día. Al finalizar esta agenda, se darán cuenta de que han logrado mucho más de lo que imaginaban.

Diseñada por Nancy Patel, el equipo de social media y un ex-alumno de Riverside School (el primer colegio I CAN creado por Kiran Bir Sethi, fundadora de DFC), con la Agenda I CAN tu alumnado podrá trabajar tanto en castellano como en inglés.

Descarga aquí la versión en castellano para enero y aquí la versión en inglés para que comiencen a diseñar un mejor 2021, ¡hoy!


“La metodología DFC fortalece la competencia aprender a aprender”

Este año, adaptándonos a las circunstancias marcadas por el covid-19, y gracias a la organización llevada a cabo por Design for Change (DFC) Singapur y DFC Global, se ha celebrado el primer evento online internacional Be The Change (BTC 2020) “A ONEderful World by Design”. Los y las participantes de DFC España del Colegio Santa Teresa de Jesús de Vilanova i la Geltrú, elegido Proyecto más Escuchado (#CompartimosDFC20) en redes sociales con su proyecto “Familias a kilómetros”, nos cuentan la experiencia de la comunidad educativa. Su director, Francisco Lázaro; las profesoras responsables del proyecto, Cristina Grau y Esther Mustienes; y el alumnado, contestan a nuestras preguntas.

Por Beatriz Alonso

PREGUNTA: Si recordáis el evento de DFC “A ONEderful World by Design”, ¿qué palabra o imagen os surge?

RESPUESTA: Interculturalidad.

P: ¿Qué aprendizajes os lleváis de esta experiencia internacional con 300 jóvenes de 25 países?

R: Nos llevamos la seguridad de que hay muchos alumnos alrededor del mundo que trabajan para hacer de nuestro mundo un lugar mejor.

P: ¿Qué momento del evento habéis disfrutado más? ¿Por qué?

R: Poder ver las diferentes experiencias llevadas a cabo por personas tan diversas y con intereses tan distantes.

P: Después de haber presentado vuestro proyecto al mundo, ¿podéis compartir qué cambios habéis observado en la comunidad educativa y en vuestro entorno desde que utilizáis DFC?

R: Los alumnos han dado más valor al proyecto y han podido ver que, como ellos, son muchas las personas que quieren cambiar su entorno, su mundo.

 P: ¿Qué competencias clave se fomentan a través de la participación del alumnado en este tipo de eventos diseñados con una metodología como Design For Change?

R: Con la metodología DFC se fortalece la competencia de aprender a aprender, la competencia tecnológica, y la lingüística. Dependiendo del proyecto, entran también en juego otras competencias, como la matemática.

P: Como pudimos observar, los proyectos presentados en el evento se enmarcaban en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. ¿Cuál es su papel en la puesta en práctica de la metodología DFC que sitúa al alumnado en el centro del hecho educativo?

R: Cada vez más se da un cambio en el rol del profesor, convirtiéndose en acompañante-guía de los procesos de aprendizaje de sus alumnos. Este hecho lleva a una mayor motivación del alumnado y a una consciencia más amplia de necesidad de cambio.

P: ¿Crees que metodologías como DFC pueden o deberían primar en el aula del futuro? ¿Qué harías tú para conseguir que lleguen a más estudiantes?

R: Creo que es importante dar voz a las generaciones que nos siguen. Sería necesario dar el máximo de resonancia a proyectos DFC, publicitarlos y darlos a conocer al máximo.


"Sentí que todos los niños de Líbano tenían derecho al mismo sueño que yo quería para mi hijo"

El virus ha cambiado nuestras vidas para siempre. Ya nada es lo que era y toca reinventarse. Desde Design for Change España hemos derrochado resiliencia y creatividad para diseñar una formación adaptada a los nuevos tiempos, adaptándonos al cambio, para seguir enseñando la metodología DFC que aporta las herramientas para enfrentar retos y aprender a gestionar la incertidumbre. En Design for Change llevamos más de 10 años trabajando por la innovación educativa y el emprendimiento social; tanto, que hemos conseguido que otro “virus”, uno muy bueno del que hablaba Kiran Bir Sethi en su Charla TED en 2009, el “virus I CAN” (Yo Puedo), se expanda por más de 70 países. La directora de Design for Change Líbano, Nada Beainy, nos cuenta su experiencia formándose en el “Taller I CAN 100% virtual”.

Por Beatriz Alonso

PREGUNTA: ¿Cómo te uniste a Design for Change (DFC) y en qué proyectos estás trabajando actualmente? ¿Por qué elegiste formarte en el “Taller I CAN 100% virtual“?

RESPUESTA: Me encontré con la charla de TED de Kiran Bir Sethi, la fundadora de DFC, buscando nuevos modelos de educación para mi hijo, estando aún embarazada. ¡Quería abrirle horizontes y darle la oportunidad de expresarse plenamente y sin condicionamientos! Al final, DFC se convirtió en un proyecto de vida y rápidamente me uní a la red de partners DFC. Sentí que todos los niños de Líbano tenían derecho al mismo sueño que yo quería hacer realidad para mi hijo.

Actualmente, debido a la crisis financiera y a la explosión en Beirut, estoy tratando de motivar a la juventud libanesa para que se movilice para cumplir sus sueños. A pesar de todas las tragedias, la vida no debe detenerse. Como dice el refrán: la luz está al final del túnel. ¡Y ahí espera a quienes quieren creer en ella!

Este optimismo que estamos tratando de reconstruir en nuestro país, se está haciendo en dos etapas: la primera, a través de la iniciativa #DFCconnectForLebanon; que consiste en conectar a los niños y adolescentes del Líbano con niños y adolescentes de otros países para desarrollar empatía; y la segunda, con los proyectos DFC.

En segundo lugar, con el fin de difundir la metodología DFC, y dado que ya no podemos ofrecer formaciones presenciales, hemos decidido inscribirnos en el taller I CAN 100% virtual desarrollado por DFC España.

P: ¿Con qué te quedas del proceso que acabas de aprender en el taller? ¿Qué opinas de la adaptación y sistematización online de la metodología DFC?

R: En realidad, tengo que admitir que había intentado algunos métodos de formación online para mantener el mismo espíritu que en presencial, pero sin tener éxito. Faltaban algunos ingredientes, y lo vi en la reacción de los y las participantes, me sentía frustrada… Sin embargo, después del Taller I CAN 100% virtual, ¡tuve la impresión de que las puertas de lo posible finalmente se habían abierto! Porque el secreto está en su sencillez, manteniendo la profundidad de reflexión que debemos tener durante el proceso DFC.

Puedo añadir que la formación se llevó a cabo sin ninguna complicación técnica, porque el formador/a y el técnico/a trabajan en paralelo durante el taller.

P: ¿Cómo crees que el proceso de aplicación de la metodología DFC mejora la empatía? ¿Por qué es tan importante su desarrollo en la infancia?

R: Los niños son esponjas… no sólo esponjas de información sino también de emociones. Desde una edad temprana, aprenden sobre su entorno desde la emoción, y esta característica es esencial para su supervivencia. Pero entre sentir y ser empática, hay un camino a recorrer. Tener empatía significa estar abierta a lo que la otra persona siente y aceptarlo, sin juzgar. ¡Y puedes estar en desacuerdo!, pero te entiendes de todos modos. Esto requiere esfuerzo y voluntad consciente.

La metodología DFC se basa en 4 fases (aunque en España se haya añadido una más), la primera es SIENTE: sentir tu entorno, sentir lo que te gusta y lo que no te gusta. Este paso es esencial para desarrollar empatía con una misma: aceptar lo que sientes. Y, además, desarrollarla con la propia comunidad: aceptar lo que el otro siente y percibe. Para comprender mejor la existencia de ciertos problemas, los y las jóvenes exploran los diferentes puntos de vista, incluso a veces llegando a opiniones muy diferentes. Todas las percepciones son aceptadas e integradas en la definición final del problema, con el fin de encontrar una solución apropiada.

Diría que el desarrollo de la empatía es esencial en la infancia, pero también para los adultos. La empatía nos permite conectar con los demás y abrirnos al diálogo, algo que hace mucha falta en nuestra cultura, y es una de las razones de que los problemas persistan. También se trata de darse cuenta de que el Otro es también un ser humano con emociones y una vida. No es sólo un obstáculo para la realización de nuestro proyecto, ¡sino un elemento esencial para el éxito del mismo!

P: ¿Crees que el hecho de formarte en el taller facilita la consideración de diferentes soluciones, aprender a no juzgar y desarrollar las habilidades necesarias para pasar a la acción?

R: Sí, el taller desarrollado por DFC España permite ejercitar la creatividad y, por tanto, identificar varias soluciones, algunas de ellas completamente locas, para cocrearlas con los y las participantes, desarrollando las habilidades necesarias para el buen desarrollo del proyecto, como por ejemplo la colaboración y la toma de decisiones.

P: ¿Cómo crees que las actividades que aprendiste en el taller fomentan la creatividad?

R: A través de los diversos ejercicios individuales y de grupo, se permite a todo el mundo explorar su creatividad con confianza y sin juzgar. Y no hay nada más agradable que ver que tus ideas son aceptadas, sin importar lo básicas y locas que sean. Aceptadas, no necesariamente elegidas, sino simplemente aceptadas

P: Entre las herramientas que recibiste en el taller, ¿cuáles te parecen más útiles?

R: Las plataformas que usamos son extremadamente útiles, pero también la forma en que abordamos un problema y empezamos a desarrollar nuestras hipótesis para identificar nuevas pistas. Realmente me sentí como si estuviera en presencial.

También debo mencionar las actividades de grupo para conocerse al principio de la formación, que fueron geniales. Marcaron el tono para el resto del taller, y así fluyó naturalmente.

P: Después del taller, ¿qué sentimiento se te queda en el corazón?

R: ¡Alivio! Ahora puedo dar estas formaciones con confianza y con una sonrisa

P: ¿Recomendarías este taller a otras personas que quieran adquirir herramientas innovadoras?

R: ¡Sí, definitivamente, sí! Creo que el trabajo que ha invertido el equipo de DFC España para crear esta herramienta es muy valioso. Es bastante difícil diseñar una formación que permita a los participantes explorar y desarrollar capacidades de forma virtual. ¡El reto fue aceptado y conseguido! ¡Felicidades!

¡Reserva tu plaza en el Taller I CAN 100% virtual del 18 de diciembre y fórmate en la metodología que ya está cambiando el mundo!

 

 


¡Solo dos días para el primer evento internacional online de DFC!

Una vez al año, todos los países donde niños, niñas y jóvenes utilizan la metodología DFC se reúnen para compartir sus historias de cambio. Este año, el 20 de noviembre, Día Mundial de la Infancia de Naciones Unidas, celebramos el primer evento online internacional Be The Change celebration (BTC 2020), gracias a Design for Change Singapur y Design for Change Global.

300 NIÑOS, NIÑAS Y JÓVENES
50 PROYECTOS
25 PAÍSES
30 SESIONES “DISEÑA TU HISTORIA”
3 SESIONES DE INSPIRACIÓN POR PAÍSES PARA COMPARTIR PROYECTOS
1 CELEBRACIÓN GLOBAL

Desde Design for Change España participa el Colegio Nazaret Oporto con su proyecto “ConSumo Derroche, como Representante del Reto I CAN 2019; y el Colegio Santa Teresa de Jesús de Vilanova i la Geltrú con “Familias a kilómetros”, por haber sido elegido el Proyecto más Escuchado (#CompartimosDFC20) en redes sociales.

 

¿Quieres saber más sobre el evento? ¡Descubre la agenda!

Inauguración

(09:30 a 10:00)

Inspiración

Zona 1: 10:00 a 11:30
Zona 2: 11:30 a 13:00
Zona 3: 15:00 a 16:30

Diseña tu historia

13:00 a 14:00

Celebración Global

14:30 a 15:00

ENLACE AL EVENTO: DFC Singapore FACEBOOKYOU TUBE

ADMISIÓN: ¡Libre! ‘LIKE’ en Facebook para recibir las novedades

 

¿En qué consiste cada parte del evento?

Zonas de inspiración: Tres sesiones donde jóvenes agentes de cambio compartirán sus historias inspiradoras con otros países DFC. Cada una de las sesiones se dividirá por grupos, y en cada uno se presentarán 3-4 historias de cambio por parte de 3-4 equipos:

  • Zona 1: India, Indonesia, Rusia, Japón, Arabia Saudí, Kenia, Singapur, Taiwán e Israel.
  • Zona 2: Macao, Malasia, Líbano, Rusia, Arabia Saudí, Zambia, Singapur, Japón, Irlanda, Jordania, e India.
  • Zona 3: Singapur, Brasil, EE.UU., Canadá, Bulgaria, Serbia, Portugal, Colombia, España, Perú, y Ecuador.

Diseña una historia: Un encuentro intergeneracional donde niños, niñas, jóvenes y adultos se reunirán para poner el práctica el Design Thinking en situaciones reales. En estas sesiones compartirán sus ideas y cocrearán soluciones para diseñar un mundo mejor. 

Celebración global: el broche final donde se unirán todos los equipos y países DFC. 

 

¿Quieres ver a los y las agentes de cambio en acción? ¡Únete a la celebración en este enlace! Y síguelo en las redes sociales de @dfcspain con el hashtag #BTCSingapore2020

¡Vamos a diseñar a ONEderful World!


Los colegios Nazaret Oporto y FET Vilanova representan a DFC España en el encuentro internacional de DFC

Tras anunciar al Representante del Reto I CAN 2019 y al Proyecto más Escuchado (#CompartimosDFC20), desde DFC España queremos anunciar que sus protagonistas… ¡participarán en el primer evento internacional de DFC online!

¡Enhorabuena a lxs artistas del cambio del Colegio Nazaret Oporto por su proyecto “ConSumo Derroche” y a lxs del Colegio Santa Teresa de Jesús de Vilanova i la Geltrú por “Familias a kilómetros”!

Estos proyectos serán presentados en la Be The Change celebration (BTC 2020) por sus protagonistas el 20 de noviembre (Día del Niño de Naciones Unidas), junto a jóvenes de 25 países: India, Indonesia, Rusia, Japón, Arabia Saudí, Kenia, Singapur, Israel, Macao, Malasia, Taiwán, Líbano, Zambia, Irlanda, Jordania, Brasil, EE.UU., Canadá, Bulgaria, Serbia, Portugal, Colombia, Perú y Ecuador; que también compartirán sus historias de cambio.

¿Quieres saber más sobre los proyectos que representan a DFC España? Aquí te contamos un avance antes de verlos en directo.

Colegio Nazaret Oporto, Representante del Reto I CAN 2019

Proyecto: ConSumo Derroche

ODS 12: Producción y consumo responsable

Resumen del proyecto: Tras realizar varias entrevistas, los y las artistas del cambio descubrieron que el consumo irresponsable de recursos es una preocupación real (ODS 12). Así que emprendieron una campaña de concienciación con varias acciones: carteles para promover en la escuela el ahorro de luz, agua y energía; creación de videojuegos educativos; envío de mails a supermercados y empresas de comedores escolares solicitando la sustitución de las bolsas de plástico por bolsas de papel; historias para contar en Infantil; diseño e impresión en 3D de una hucha solidaria, para que cada vez que se utilicen vasos desechables en la escuela, se deposite en ella un dinero simbólico para ser donado a una ONG medioambiental al final del curso escolar; y animar a profesorado y alumnado que beban café en la escuela a que traigan sus propios vasos y cucharas para reducir el consumo de plásticos. Dado el éxito de la campaña, algunas de las acciones realizadas se incorporarán en los próximos años.

Vídeo del proyecto.

 

Colegio Santa Teresa de Jesús Vilanova i la Geltrú, Proyecto más Escuchado

Proyecto: Familias a millas de distancia

ODS 10: Reducción de las desigualdades

Resumen del proyecto: Los y las artistas del cambio decidieron hacer un proyecto solidario a favor de los niños y niñas sin familia. El primer paso fue averiguar dónde y cómo viven, y cómo podían ayudarles. Hicieron una campaña en los medios de comunicación para que la ciudadanía los acogiera y adoptara. También querían conocer un centro de acogida y pasar tiempo con sus habitantes para hablar y jugar. Finalmente, también decidieron recaudar dinero a través de una acción solidaria a partir de juguetes y libros de segunda mano. Un joven inmigrante de 16 años les dijo que nunca olvidaría que en el país que lo había acogido existían escuelas que se preocupaban por él y por sus problemas. El director del centro quedó muy satisfecho con todo su trabajo y les aseguró que el dinero recaudado les será muy útil para realizar actividades que les ayuden a integrarse en la ciudad. En propias palabras de los y las artistas del cambio: “Hemos aprendido que podemos trabajar sin la ayuda de los adultos y hacer todos las acciones necesarias para llevar a cabo un proyecto. Nos ha impresionado mucho el testimonio de los niños y niñas del centro, sobre todo cuando nos han contado cómo llegaron a nuestro país, lo que dejaron en su país de origen y cómo han tenido que esforzarse para sobrevivir aquí hasta llegar al centro de acogida”.

Vídeo del proyecto.

 

¿Quieres ver a los y las agentes de cambio en acción? Presta atención a la web y redes sociales de @dfcspain durante los próximos días para saber más sobre qué pasará el 20 de noviembre.


Y el Proyecto más Escuchado en RRSS del Reto I CAN 2019 es...

… “Familias a kilómetros”, del Colegio Santa Teresa de Jesús de Vilanova i la Geltrú, ¡enhorabuena a todos los y las artistas del cambio!

Anunciar el Proyecto Más Escuchado en redes sociales (#CompartimosDFC20) es impulsar el I CAN Mindset. Un año más, en el marco del Reto I CAN 2019, el pasado marzo lanzamos la Mención especial al Proyecto más Escuchado, que reconoce el proyecto más compartido y con mayor número de interacciones en redes sociales. ¿Para qué? Para que los proyectos Design for Change inspiren a cuanta más gente, mejor. Y además, ¡para participar en un evento internacional de Design for Change que tendrá lugar muy pronto!

¿Cómo se ha hecho la selección?

La Mención especial al Proyecto más Escuchado es para la propuesta que más gusta (likes) y más se comparte a través de Facebook y Twitter. Como cada año, hemos identificado esta acción como “Compartimos DFC” y hemos añadido el presente año para diferenciar los proyectos. El hashtag que utilizamos es, por tanto, #CompartimosDFC20

¿Cómo fue el proceso? Se publicó cada proyecto del Reto I CAN 2019 en las cuentas oficiales de Design for Change España de Facebook y Twitter, y se sumaron las interacciones sociales hasta el 26 de marzo.

Para elegir al Proyecto más Escuchado, se ha tenido en cuenta la suma de interacciones sociales recibidas; en concreto, los Me gusta / Me encanta y número de veces compartido en Facebook, y los RT y Me gusta (corazón) en Twitter.

Es importante tener en cuenta que para hacer un seguimiento correcto de todas estas interacciones sólo se han contado las que se han hecho en los post de DFC España. De esta forma, sólo han sido válidas las siguientes interacciones:

  • Los Me gusta / Me encanta de los post originales de la cuenta de Facebook de DFC España, pero no los que estén en las páginas o perfiles de centros o usuarios particulares, que contenga el hashtag de la acción: #CompartimosDFC20
  • Los RT y Me gusta de los tuit originales de la cuenta de Twitter de DFC España, pero no los que estén en las páginas o perfiles de centros o usuarios particulares, que contenga el hashtag de la acción: #CompartimosDFC20

¡Muchas gracias a todos los y las artistas del cambio por participar! Habéis conseguido que vuestro proyecto y las soluciones propuestas a los problemas que más os preocupan inspiren a mucha más gente!


¡El Colegio Nazaret Oporto es el Representante del Reto I CAN 2019!

Después de seis largos meses y la cancelación del Festival I CAN, por fin anunciamos el Representante del Reto I CAN 2019: ¡Enhorabuena a lxs artistas del cambio del Colegio Nazaret Oporto por su proyecto “ConSumo Derroche”!

La decisión del jurado, tomada en Impact Hub Madrid en marzo, no fue nada fácil. En este vídeo nos cuentan cómo fue el proceso. Y es que cada experiencia educativa innovadora es maravillosa y tiene algo especial. Cada proyecto DFC es importante porque muestra que el cambio es posible, que utilizando la metodología DFC (basada en el Design Thinking), cada peque guiado por su profe siente el problema, imagina soluciones, actúa poniendo en marcha el plan de acción, evalúa y evoluciona (evolúa) y lo comparte para inspirar a otras personas.

Esta metodología de cinco pasos es tan sencilla que hasta peques de tres años pueden usarla. Así, está claro que todos los niños y niñas que han hecho proyectos DFC para el Reto I CAN han desarrollado la empatía, la creatividad, el pensamiento crítico y el liderazgo compartido. Han trabajado en grupo y han generando conversaciones para llegar realmente a solucionar el problema correcto. A través de la escucha y la cohesión de grupo, han desarrollado su potencial, tanto individual como colectivo. Además, sus profes han pasado a dirigir menos y facilitar más.

Por eso sabemos con seguridad que todos estos niños y niñas han dado lo mejor de sí en el Reto I CAN, porque todos los proyectos requieren esfuerzo y merecen ser compartidos. Aquí os dejamos el enlace a todos los presentados al Reto I CAN 2019.

Una vez recibidos, la labor de DFC España es escoger los diez proyectos que han encontrado el equilibrio entre identificar el problema que verdaderamente afecta a sus protagonistas, al centro educativo, e incluso a la comunidad; imaginar las soluciones más locas y aterrizarlas para llevar a cabo un plan de acción; ejecutarlo y tener impacto en las personas para las que han estado diseñando; reflexionar sobre sus aprendizajes de forma profunda; y compartirlo en todas las plataformas a las que tengan acceso, para inspirar a cuántas más personas, mejor. Utilizar la metodología de las cinco fases es sencillo y el proceso siempre desarrolla las capacidades de sus protagonistas y mejora su entorno; sin embargo, integrar el I CAN Mindset requiere práctica. Así, poco a poco, desde la primera vez que se emprende un proyecto, sea cual sea el resultado, se está cambiando el mundo.

¿Y cuáles fueron los diez proyectos finalistas del Reto I CAN 2019 junto a “ConSumo Derroche”, del Colegio Nazaret Oporto? 

Proyectos Finalistas del Reto I CAN 2019

Nombre del proyectoGrado de participantesCentro educativoTipo de centroProvincia
Queremos leerPrimariaColegio San Alfonso María de LigorioConcertadoBaleares
THINK, frente al Bullying y CiberbullyingSecundariaColegio Claret Askartza IkastetxeaConcertadoVizcaya
Súmate. Planta cara al hambreSecundariaColegio Nuestra Señora de la VictoriaConcertadoMálaga
La bolsa o la vidaInfantilColegio Nazaret Mare de Déu dels ÀngelsConcertadoBarcelona
Juntos, lo pasamos bienSecundariaColegio Madre María Rosa MolasConcertadoCastellón
Familias a kilómetrosPrimariaColegio Santa Teresa de Jesús Vilanova i la GeltrúConcertadoBarcelona
En este centro se colabora poco con las limpiadorasPrimariaColegio Santa Teresa de Jesús Las PalmasConcertadoLas Palmas
Consumo DerrochePrimariaColegio Nazaret OportoConcertadoMadrid
Encuentra las diferenciasPrimariaColegio Padre Enrique de Ossó de TeldeConcertadoLas Palmas
¿Todos somos iguales?PrimariaColegio Santa Teresa de Jesús TarragonaConcertadoTarragona

 

Y como colofón final, este mes tendremos un evento internacional muy especial… ¡y será online! En breve os contaremos en qué consiste y cómo participarán los y las artistas del cambio del Colegio Nazaret Oporto.

 

¿Tú también quieres hacer un proyecto DFC? Entra en nuestra web y en redes sociales a @dfcspain para saber más sobre cómo participar en el Reto I CAN 2020


Design for Change España participa en el proyecto europeo IN-HABIT

IN-HABIT, proyecto europeo H2020 de reciente lanzamiento, movilizará recursos infravalorados (cultura, alimentación, vínculos entre el ser humano y los animales y el medio ambiente) en cada una de las cuatro ciudades piloto para aumentar la salud inclusiva y el bienestar, centrándose en el género y la diversidad.

 

Córdoba es una de las cuatro pequeñas y medianas ciudades, junto con Riga (Letonia), Lucca (Italia) y Nitra (Eslovaquia) que liderarán la prueba de la puesta en práctica de soluciones innovadoras integrales para fomentar la salud inclusiva y el bienestar. Design for Change (DFC) España participa aportando su metodología innovadora para facilitar el empoderamiento de las comunidades receptoras y los colectivos vulnerables. El equipo de DFC España desarrollará talleres en las cuatro ciudades, con el objetivo de enriquecer el proyecto, gracias a las ideas que aporten los y las participantes, promoviendo la sostenibilidad del proyecto.

 

El enfoque integral combinará innovación tecnológica, digital, basada en la naturaleza, cultural y social en determinados espacios públicos urbanos, centrándose en zonas desfavorecidas y colectivos vulnerables de cada ciudad. El proyecto aportará conceptos innovadores para analizar la salud y el bienestar como bienes comunes urbanos, desarrollará negocios sociales que ofrezcan oportunidades de sustento y promuevan estilos de vida más saludables, y desarrollará una aplicación para medir el impacto e impulsar el cambio de comportamiento, entre otros. Estas soluciones se diseñarán, desarrollarán y gestionarán conjuntamente con y por las partes interesadas locales.

 

El proyecto IN-HABIT responde a las carencias de Europa en materia de Investigación e Innovación (I+D+I) para atender a las necesidades de las pequeñas y medianas ciudades periféricas. La mayor parte del I+D+I urbano de Europa está situado en los países centrales y nórdicos y en las grandes ciudades, a pesar de que el 65% de la población urbana vive en ciudades de menos de 500.000 habitantes. IN-HABIT trabajará para aumentar el conocimiento sobre las necesidades de I+D+I en materia de salud y bienestar de las pequeñas y medianas ciudades periféricas, definir marcos para la recogida de información de las ciudades y configurar los datos para monitorear tanto la evolución de las trayectorias de las ciudades como el impacto de las acciones estratégicas. También se elaborará un marco de planificación urbano sistémico basado en enfoques innovadores en materia de género y diversidad, para impulsar la salud inclusiva y el bienestar. Los resultados facilitarán la comprensión sobre cómo funcionan en la práctica las pequeñas y medianas ciudades periféricas, al tiempo que se impulsa la salud inclusiva y el bienestar en las cuatro ciudades piloto. "IN-HABIT proporcionará evidencias sobre cómo la integración de soluciones 'duras' y 'suaves', las innovaciones sociales y las basadas en la infraestructura contribuyen a la salud inclusiva y el bienestar", explica Mar Delgado, Coordinadora del Proyecto (Universidad de Córdoba).

 

El proyecto piloto de Córdoba creará un ‘corredor de emisiones cero de la felicidad’ que conectará el barrio de Las Palmeras con Medina Azahara (Patrimonio Mundial de la Unesco), y transformará la plaza central del barrio en un espacio creativo con zonas verdes. Luis Maya, presidente de la Asociación de Vecinos de Las Palmeras, describió a IN-HABIT como: "El cambio y el futuro de nuestro vecindario. Es un proyecto que puede traer esperanza y bienestar a un barrio desesperanzado, haciendo realidad los deseos que reflejamos en el Plan de Acción que redactamos hace 3 años".

 

En Riga (Letonia), se creará un centro multifuncional de alimentos en el área del mercado local de Agenskalns. "Me complace especialmente que las iniciativas de este proyecto se lleven a cabo en el mercado Āgenskalna", expone Alija Turlaja, ex presidente de la Asociación de Vecinos de Riga y diputado del Ayuntamiento. "Juntos podemos avanzar para llegar a ser barrios autosuficientes y para que las personas estén mucho más sanas en nuestras ciudades".

 

Lucca (Italia) se convertirá en la primera ciudad inteligente humano-animal (Hum-an) de Europa. Alessandro Tambellini, alcalde de Lucca, dijo: "Lucca es una ciudad que ha logrado mantener una alta calidad de vida con un tejido social cohesivo: un pequeño territorio donde coexisten importantes empresas, agricultura, viviendas, turismo, entretenimiento, patrimonio cultural y áreas de interés natural y paisajístico. El proyecto IN-HABIT es una gran oportunidad y Lucca aportará su grano de arena mediante el desarrollo de espacios verdes y lugares dedicados a la relación humano-animal, a la terapia para mascotas y a nuevos servicios destinados a facilitar la presencia de los animales en el trabajo, en el ocio y en la educación de niños y niñas; como claves para alcanzar salud y bienestar en nuestro futuro".

 

En Nitra, se creará un paisaje urbano multifuncional reversible de código abierto a lo largo de los 8 km de la vía ciclista que conecta el distrito de Dražovce con el centro de la ciudad. "Estoy muy contento de que la salud, específicamente la salud mental, se aborde en el proyecto IN-HABIT y al mismo tiempo estamos tocando temas sobre arquitectura, urbanismo y conexiones", expuso Marek Hattas, alcalde de Nitra. "IN-HABIT tendrá un gran impacto en nuestras ciudades y estoy especialmente satisfecho porque el proyecto conecta organizaciones sin ánimo de lucro, ciudadanía, activistas, universidades y gobiernos locales".

 

Para garantizar soluciones que realmente funcionen para las ciudades y sus habitantes, IN-HABIT pondrá a las personas en el centro de su estrategia, creando colaboraciones público-privadas y con las personas físicas, protagonizadas por la ciudadanía, la clase política y por urbanistas (ámbito social), empresas e investigadores. Para fomentar los cambios de mentalidad y de comportamiento, el proyecto se ocupará de los niños, niñas y jóvenes, identificará a los líderes locales y promoverá nuevos modelos de conducta para las mujeres. Además de las partes interesadas locales de cada ciudad, IN-HABIT colaborará con instituciones a nivel europeo e internacional. Ugo Guarnacci, asesor de proyectos de la Comisión Europea (Agencia Ejecutiva para las Pequeñas y Medianas Empresas), explicó que: "IN-HABIT trata de crear una visión sobre cómo la diversidad, la equidad y la inclusión pueden ser elementos fundamentales para fomentar la salud y el bienestar en las ciudades. El proyecto involucrará a la ciudadanía, especialmente a los colectivos desfavorecidos, e implementará soluciones innovadoras. La bondad de proyectos como IN-HABIT es su potencial para mostrar el valor transversal añadido de la investigación y la innovación de la UE".

 

La primera reunión del proyecto, que tuvo lugar del 13 al 15 de octubre de 2020, congregó a veintiún socios de toda la Unión Europea y Colombia, comprometidos para que la salud inclusiva y el bienestar sean una realidad en las pequeñas y medianas ciudades.

 

Para más información o para participar, visita nuestra página web: https://www.inhabit-h2020.eu

 


La F. Educativa Santísima Trinidad forma a sus 15 centros en DFC

Durante los días 22 y 23 de octubre, la Fundación Educativa Santísima Trinidad ha organizado dos cursos para treinta docentes de sus quince centros, apostando por la metodología Design for Change (DFC) porque encaja perfectamente con su proyecto de evangelización y su modelo pedagógico.

Por FEST

Design for Change es un movimiento internacional fundado por Kiran Bir Sethi, cuyo objetivo es ofrecer a niños y jóvenes la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas para cambiar el mundo, a partir de los retos que más les afectan en su propio entorno, utilizando la metodología DFC de cinco fases (basada en Design Thinking): SIENTE, IMAGINA, ACTÚA, EVOLÚA y COMPARTE. Todo ello a través de tres aspectos clave del aprendizaje: empatía, pensamiento crítico y trabajo en equipo.

A lo largo del proceso, y según la experiencia de trabajo con este proyecto y la de otras iniciativas llevadas a cabo en otros países, niños y niñas aprenden a:

1) tener más confianza en sí mismos,

2) tener empatía hacia otras personas, y

3) resolver problemas de la vida real.

Al participar del siguiente curso, nuestra fundación:

- Apuesta por una innovación que introduce la Creatividad y el Diseño en la Educación. Es una oportunidad divertida para abordar los valores de Corresponsabilidad y Ciudadanía Global.

- Propone una metodología innovadora de aprendizaje que da a los niños y los jóvenes protagonismo para que sean capaces de mejorar el mundo a través de la puesta en práctica de sus propias ideas, partiendo de su entorno más cercano.

- Participa de un excelente referente internacional para los centros educativos españoles, porque sus experiencias compartirán espacio con las de 33 países más y 330.000 niñas y niños.

Innovación, emprendimiento social, inteligencias múltiples y evangelización son los ingredientes básicos de un proyecto cuyo objetivo es ofrecer a niños y jóvenes la oportunidad de poner en práctica sus propias ideas para cambiar el mundo desde su propio entorno.

...

¿Quieres formarte en Design for Change? Entra en dfcspain.org/taller-i-can-1


La Complutense medirá el impacto educativo de la metodología DFC

La investigación se llevará a cabo en un centro educativo de la Comunidad de Madrid para medir el empoderamiento del alumnado a lo largo de las fases del proceso metodológico DFC basado en Design Thinking

Por Beatriz Alonso

Por primera en España se medirá el impacto educativo de la metodología Design for Change (DFC), gracias al equipo investigador multidisciplinar de la Universidad Complutense de Madrid (UCM). El proceso metodológico DFC (basado en Design Thinking) parte de la observación y de generar conversaciones, para después colaborar para conseguir un objetivo común, pasando a la acción y desarrollando capacidades como el empoderamiento. El equipo investigador de la UCM y el de DFC España se han reunido para firmar el acuerdo de investigación que se llevará a cabo con alumnado de Primaria y Secundaria en un centro educativo de la Comunidad de Madrid.

 

PREGUNTA: La misión de DFC consiste en “Facilitar el empoderamiento de niños, niñas y jóvenes con el I CAN”, y la investigación que nos vincula permitirá definir el concepto de “empoderamiento” en el marco de la Metodología Design for Change y analizará su impacto en un centro educativo de Madrid que sigue esta metodología educativa. ¿Cómo será el proceso?

RESPUESTA: “El objeto de estudio es el empoderamiento, qué instrumentos podemos utilizar y cómo se puede medir. Además de la literatura científica, el enfoque que le vamos a dar es colateral. Analizaremos los elementos y cómo se percibe el empoderamiento en el alumnado de Primaria y Secundaria, y cómo se percibe en DFC, para intentar comparar los resultados. Después, estableceremos un grupo control con alumnado que ha hecho DFC y con alumnado que no. Así podremos observar las consecuencias y las diferencias. Usaremos una metodología mixta: cuantitativa para evaluar los procesos y cualitativa para observar el proceso con cuadernos de campo, entrevistas focales, documentación gráfica, etc. Ambas se complementan para no quedarnos solo en las estadísticas. A lo largo de las diferentes fases, iremos viendo cómo se aplica el termino empoderamiento. Implicaremos a los propios grupos en la mejora de los mismos. Así, ellos, en primera persona, podrán seguir las fases, clave en el empoderamiento como lo entendemos: la capacidad de hacer. Esta investigación está basada en un enfoque longitudinal y cuenta con tres etapas: 1ª: Análisis de la bibliografía, diseño de los instrumentos, identificación del centro educativo (octubre-diciembre, 2020); 2ª: Pruebas de validación de los instrumentos (enero-febrero, 2021); y 3ª: Recogida de datos en el centro y redacción de resultados (febrero-junio, 2021)”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador y coordinador del Máster de Formación de Profesorado.

P: En estos tiempos difíciles que estamos viviendo, la fundadora de Design for Change, Kiran bir Sethi, suele decir: “Cuando todo es incertidumbre, todo es posible”. ¿Qué posibilidades presenta esta investigación sobre el "Impacto Educativo de Design for Change"? ¿Cómo afrontáis este proyecto?

R: Estoy en educación en parte por DFC, me habéis enamorado, esta colaboración es una oportunidad para poder investigar sobre el tema. Hablar de DFC es hablar de innovación, no solo educativa; sino de procesos de innovación. El futuro de la universidad pasa por establecer ecosistemas de innovación, que necesitan como condición previa la colaboración y la cocreación entre el mundo académico y el mundo no académico: instituciones, empresas, ONG… Nosotros tenemos que trabajar para una sociedad a la que muchas veces no tenemos en cuenta. Es esencial que las investigaciones respondan a retos reales”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

 “Me siento muy afortunada, creo que vamos a trabajar muy a gusto, David nos ha contagiado toda esa ilusión por Design for Change. Este proyecto da forma en mi mente a trabajos que ya llevo desarrollando desde hace tiempo”, Dra. Gemma Muñoz, miembro del equipo investigador.

“Estamos aquí empujados por el entusiasmo de David, que nos implica en iniciativas como esta, con unas posibilidades de aplicación práctica tremenda que funcionan a las mil maravillas. Hay muchos puntos de conexión entre las áreas que representamos y DFC”, Dr. José Ignacio Ortega, miembro del equipo investigador.

“Este es un año muy especial para todos así que estoy encantado de estar en este proyecto”, Dr. Carlos Nieto, miembro del equipo investigador.

P: Decía Andreas Schleicher, el director de Educación en la OECD, en una masterclass con Kiran, que “las competencias que necesitamos para afrontar la pandemia son: empatía, manejar la incertidumbre, tomar la responsabilidad que a cada cual nos corresponde y pasar a la acción”. Estas son competencias que el profesorado destaca que se desarrollan con DFC. ¿Cuáles os parecen más relevantes para afrontar estos tiempos que corren? ¿Cuáles añadiríais?

R: “Mi experiencia implementando DFC fue en la universidad privada, y fue un poco difícil integrarlo, pero al final salió, y estas competencias, junto con la resolución de problemas, por ejemplo, que es la esencia de los currículos, que está reflejada en las leyes, pero falta la parte práctica; porque para llegar a ese empoderamiento y ese Yo Puedo, lo primero es Yo Entiendo; para que puedas diseñar la solución de un problema, tienes que entenderlo, contrastarlo, tienes que ver los datos. Me hace mucha ilusión ver si en ese empoderamiento que vamos a investigar y que, por supuesto, incluye la empatía, existen estos elementos”, Dra. Xiana Sotelo, miembro del equipo investigador.

“Desde mi experiencia con DFC, veo que se responde a un problema cuando se entiende bien; por eso hay que contrastar, documentarse... Primero hay que hacer una investigación, porque es muy fácil perderse. Ahora todo es etéreo, no como antes, que valía con leer un libro. Las competencias son el salto cualitativo esencial en DFC porque están asociadas a acciones reales, ya que entendemos mejor la realidad cuando estamos dentro. En el currículo está recogido como emprendimiento. En este sentido, en el proceso DFC, la fase Actúa es la clave”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

P: “Aprender a gestionar la incertidumbre y a adaptarse al cambio” son dos de las necesidades que más se escuchan estos meses, ¿os parecen prioritarias? ¿Cuáles son las vuestras en materia de Educación? ¿Consideráis que tenemos los recursos y las herramientas suficientes para hacer frente a esta situación?

R: En esta incertidumbre en la que estamos inmersos, el componente ‘cambio’ es más necesario si cabe. Con ejemplos concretos de cómo se trabaja en las aulas (separar grupos, reducir ratios…), la limitación para los equipos directivos es tremenda, se demanda más contratación de profesorado para hacer frente a los mínimos necesarios para poder desarrollar sus roles. Es el momento de ver que los contenidos han de menguar en favor de poner encima de la mesa la importancia de las metodologías y la experimentación. El volumen de contenidos actual es inabarcable. En las aulas habría que centrarse en los pilares fundamentales de la metodología DFC: creatividad, trabajo en equipo y pensamiento crítico. Dentro del ámbito de la didáctica de las ciencias sociales, están en el día a día”, Dr. José Ignacio Ortega, miembro del equipo investigador.

P: En DFC utilizamos la dinámica STOP-START-CONTINUE para “evoluar” (evaluar + evolucionar). En la comunidad educativa, ¿qué sentís que tendríamos que dejar de hacer?, ¿qué deberíamos empezar a hacer?, y ¿qué deberíamos seguir haciendo?

R: “STOP: La educación en general se valora poco, se devalúa el papel del profesorado. Hay que subir un poco el nivel en educación, para que el profesorado se sienta valorado, darle más importancia a la pasión y a la humanidad. Aprender más de otros modelos en Europa”, Dra. Xiana Sotelo, miembro del equipo investigador.

“STOP: Medir la educación con exámenes o trabajos, porque falta la actitud, las competencias… Todo se mide y se examina, y no nos paramos a pensar si esto es lo que queremos. START: Empezar a escuchar al alumno, a sus necesidades, buscar dónde arrancó el problema, por qué estamos así, y cómo se puede mejorar. El alumno quiere expresarse y muchas veces los docentes, por temario o por lo que sea, nos olvidamos de escuchar. Educación es mucho más que el concepto o la competencia que queremos que adquieran”, Dra. Esther Jiménez, miembro del equipo investigador.

“STOP: Estandarización de las pruebas. El ‘Evolúa’ no se califica así. El aprendizaje es constante: construimos y reconstruimos en función del momento y de cómo se constituyen las redes neuronales. Que alguien te califique sobre si eres bueno o no, te somete a una presión innecesaria. A mí me refuerzan mis estudiantes, el hecho de verles crecer a lo largo de sus propios proyectos”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

 “STOP: Medir, porque muchas cosas no son evaluables. El covid ha dejado muchas cosas que no son medibles. Hay mucho estrés y miedo, y hemos tenido (y seguimos teniendo) que trabajar mucho la resiliencia. Saber que un alumno ha valorado dejar la carrera y gracias al apoyo recibido del grupo no lo ha hecho, me parece mucho más importante. Dra. Gemma Muñoz, miembro del equipo investigador.

“START: Hicimos un proyecto de educación emocional, donde primero aprendían a sentirse a uno mismo, para luego sentir al otro. Así se observan los problemas personales, se involucra a la comunidad educativa. Al profesorado se le preguntó cómo hacían para acercarse al alumnado, y lo tenían claro, pero no tenían las herramientas para gestionarse a ellos mismos. Involucrar al profesorado es esencial para conocer las necesidades del alumnado”, Dra. Marta Silvera, miembro del equipo investigador.

P: ¿Cuál debería ser la base del aprendizaje? ¿Qué nos deberíamos cuestionar en Educación?

R: “Estamos viviendo una revolución 4.0 donde hay que desarrollar metodologías docentes ajustadas a este entorno. La visión a largo plazo es absolutamente clave. Es el momento de hacerlo, no solo por el covid; sino por este mundo globalizado donde el acceso de contenidos está a golpe de click: insistir en que un profesor te va a alumbrar con su conocimiento es importante, pero el conocimiento se puede adquirir de muchos modos. Hay que aprender a aprender”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

P: ¿Cómo invertir para que la Educación sea parte de la solución?

R: “Hay que darle valor a los contenidos, dejar expresarse al alumno, fomentar el pensamiento divergente. ¿Por qué no se permite este tipo de pensamiento? Es una oportunidad para dar valor a las emociones y salir reforzado, fomentando el trabajo en equipo”, Dra. Gemma Muñoz, miembro del equipo investigador.

P: Visto el panorama actual, ¿qué necesitan los y las jóvenes para convertirse en agentes de cambio? ¿Les estamos escuchando?

R: “Siempre que empiezo un curso, no soy yo quien inicia DFC; sino que les agrupo en pequeños equipos y les pregunto sobre qué les gusta y que no de la carrera, cómo la mejorarían, y les pido que hagan una síntesis. Poco a poco, se empoderan: es un fenómeno natural que sucede si se les facilita el proceso. Es esencial escucharles en el primer minuto de clase. Es el primer ejercicio de empoderamiento. Nadie puede ser protagonista sobre algo impuesto. Hay que darles importancia y protagonismo desde el primer momento. Por lo que me dicen los alumnos, año tras año, nadie les pregunta más que a partir de cuestionarios que no se toman en serio. Escuchándoles, se reducen las distancias y se minimiza la incertidumbre del profesor”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

Escuchando, el profesor reduce las barreras y deja espacio a la mejora. Para ello, en DFC les damos las herramientas y les explicamos que son facilitadores del proceso, que no tienen que dar la solución porque el alumno es el máximo responsable de sí mismo. Así se facilita el aprendizaje y el empoderamiento. Hay que atreverse, como hace David, a generar las condiciones para que se produzca. Las metodologías son elementos para facilitar la conexión entre las personas y dan las herramientas para facilitar la escucha”, Miguel Luengo, presidente de Design for Change España.

P: ¿Qué os surge que pueda estar aportando DFC para ayudar a resolver esta crisis?

R: DFC tiene un potencial enorme hacia la educación del futuro, no solo por la metodología, sino porque este tipo de metodologías se van a ver cada vez más representadas en la normativa oficial, para desarrollar objetivos y competencias. Y lo sé porque veo los resultados de los proyectos DFC que hace mi alumnado, que son realmente emocionantes, y es porque detrás hay una metodología”, Dr. David Alonso, director del equipo investigador.

Cuadra perfectamente con lo que buscamos en educación”, Dra. Esther Jiménez, miembro del equipo investigador.

Esta metodología puede aportar ese pensamiento crítico que necesita el alumnado para enfrentarse al mundo tecnológico”. Dra. Érika Tiburcio, miembro del equipo investigador.

“Y es que no hay resolución de problemas si no hay pensamiento crítico”, Dra. Xiana Sotelo, miembro del equipo investigador.