Después de la enriquecedora experiencia del Festival I CAN, entrevistamos a algunas de las  docentes que han guiado a los y las artistas del cambio para mejorar su entorno utilizando la Metodología DFC. Eva Cazalla, profesora en el Colegio Santa Teresa de Jesús de Salamanca, pone en palabras la vivencia de los y las jóvenes del proyecto “Kairós: Tu consumo consume la Tierra”.

Pregunta: ¿Qué puedes destacar de vuestra participación en el Festival I CAN?

Respuesta: Vivir este festival nos ha llenado de alegría. La nueva normalidad determina nuestro día a día y limita las actividades y acciones que podemos realizar. Poder participar y encontrarnos con jóvenes de toda España nos ha llenado de esperanza y motivado para seguir apostando por nuestros sueños para hacer un mundo mejor.

P: ¿Cómo ha vivido la experiencia el alumnado?

R: Muy ilusionados. Muchas de las acciones de la fase Actúa las vivimos confinados y recibir la noticia de que iban a participar en el Festival I CAN supuso para ellos una sorpresa muy grande. Se emocionaron mucho al recordar cómo siguieron unidos para poder terminar el proyecto a pesar de estar separados. Fue tanta la alegría que sintieron, que no dudaron en preparar un flashmob en el recreo para hacer partícipes a todos los alumnos de ESO de esta gran fiesta en la que iban a participar.

P: Si tuvieras que quedarte con una imagen del Festival, ¿cuál sería?

R: El momento en el que cada partner de Design for Change se unía al Festival para enviarnos su cariño e invitarnos a seguir soñando un mundo mejor fue increíble. Cuando Vicky, de DFC Serbia, se dirigió a nosotros, nos emocionó muchísimo y nos sentimos parte de una gran familia que no tiene límites en su corazón.

P: ¿Y si tuvieras que sintetizar la experiencia en una palabra?

R: Vida. Tanto los alumnos, como las profesoras, que tuvimos la suerte de vivir este Festival, sentimos que además de poner en común nuestros proyectos, lo que realmente estábamos haciendo era celebrar la vida unidos. En estos tiempos que corren, celebrar la vida con amigos es uno de los regalos más grandes que podemos recibir.

P: ¿Qué destacas de Design for Change?

R: Como profesora, Design for Change es una metodología que estructura mi práctica docente en todas las asignaturas que imparto. Tanto en la realización de proyectos DFC como en las actividades de aula, el Siente, Imagina, Actúa, Evolúa y Comparte siempre están presentes. De esta manera, hago a mis alumnos protagonistas de su aprendizaje, trabajamos cooperativamente y ponemos el conocimiento al servicio de la transformación social. Personalmente, Design for Change me ha dado la oportunidad de conocer a personas que son una gran inspiración para mí y que ahora son amigos. Por eso me encanta decir que Design for Change es una gran familia, puesto que los lazos que nos unen son el afecto, el amor por el cuidado de la vida y la confianza absoluta en los niños y jóvenes como agentes de cambio.

P: ¿Qué te aporta a ti como docente?

R: Design for Change intensifica la participación del alumnado en su propia educación. Cada año, estructuro el desarrollo curricular de mis asignaturas en base al foco de acción elegido por mis alumnos para su proyecto. Mi rol como profesora se transforma, y me convierto en facilitadora del aprendizaje con Design for Change. Aprendemos dando un sentido y aplicación real a los contenidos, desarrollamos todas las competencias y facilitamos que todos los alumnos descubran sus propios talentos. Por eso siempre digo que realizar un proyecto DFC es una aventura apasionante: aprendemos, crecemos juntos y nuestros corazones quedan conectados para siempre.

P: ¿Qué le dirías a otros/as docentes que no conocen DFC?

R: Les diría que se atrevan a conocer y llevar a cabo proyectos Design for Change porque con absoluta certeza va a ser una experiencia inolvidable para ellos y para sus alumnos. Todos aquellos docentes que sueñen un mundo mejor y quieran dar la oportunidad a su alumnado de hacerlo posible encontrarán en la metodología DFC la mejor herramienta para llenar sus clases de conocimiento, sueños y creatividad.

P: El nuevo lema de DFC España es “Revolucionar tu aula es de buena educación, ¿qué te sugiere? ¿Cómo lo haces tú en tu clase?

R: El doble sentido de la palabra rEvolucionar me parece absolutamente inspirador. Por un lado, revolucionar el aula supone por parte del docente un compromiso con la innovación, con generar redes de encuentro y con hacer de los centros escolares lugares para el cuidado de la Vida. Es una revolución porque estamos en constante proceso de aprendizaje y crecimiento personal, y eso supone un esfuerzo por parte de todos para que el grupo se convierta en un gran equipo y, finalmente, una gran familia en la que todos se ayudan y se cuidan para poder cuidar nuestro mundo. Es precisamente en ese proceso cuando se produce el otro sentido de la palabra: evolución. Evoluciona nuestra manera de enseñar y de aprender, nuestra manera de relacionarnos, nuestra capacidad para sentir y acoger nuestra realidad, nuestra imaginación, nuestro potencial… y en este proceso tan enriquecedor, nos convertimos en transformadores sociales apoyados en tres pilares: el conocimiento, el talento y el corazón. ¿Cómo rEvoluciono yo mi aula? Intento estar en formación constante para disponer de nuevos recursos que ayuden a mis alumnos en su aprendizaje, diseño actividades conectadas directamente con mis alumnos y con su propia realidad y, por supuesto, llevo a cabo proyectos Design for Change. Y todo eso lo hago por mis alumnos y CON mis alumnos.

Aquel que busca brillar, pone su mirada en sí mismo; pero aquel que desea alumbrar, abre su mirada a la realidad de nuestro Mundo para transformarlo. Nuestro mundo está a oscuras, ilumina tu parte. ¡Revoluciona tu aula!

 

Y si quieres convertirte en “facilitadora de aprendizaje” como Eva, ¡apúntate aquí al próximo Taller I CAN 100% virtual y aprende a usar la Metodología DFC!